Dos pastores que llevan al Sueve en la sangre

Ofelia Cangas Collado y José Antonio Alonso./Xuan Cueto
Ofelia Cangas Collado y José Antonio Alonso. / Xuan Cueto

Los colungueses José Antonio Alonso Pando y Ofelia Cangas Collado serán reconocidos en la Fiesta del Asturcón

ENRIQUE CARBALLEIRA

La Asociación de Criadores de Asturcones del Sueve (ACAS) avanza hacia la celebración, este próximo sábado, de una de sus ediciones más memorables de la Fiesta del Asturcón: la primera que contará con el sello de interés turístico nacional. Como es tradición, entre los premiados la organización tendrá en cuenta a las gentes de la montaña, del mundo rural en el entorno del Sueve, que durante siglos han colaborado al mantenimiento de este enclave natural.

El galardón de Pastor Mayor del Sueve y Mujer Rural del Sueve brillarán de forma especial en la fiesta de Espineres y, en este caso, los reconocidos serán José Antonio Alonso Pando, de Carrandera, y Ofelia Cangas Collado, de El Eslabayu, ambas localidades ubicadas en el concejo de Colunga. Se trata de personas muy ligadas al entorno de la sierra montañosa que ha permitido la supervivencia del caballo asturiano. Las palabras de estos hombres y mujeres del campo muestran con cada sílaba el amor que sienten por su entorno.

«Estoy muy contento por este reconocimiento. Feliz por ser Pastor Mayor, aunque lamentablemente es una vida, la del campo, que se va a acabar», afirma José Antonio, con cierto sentimiento de pena. Cuenta con 74 años y siempre ha vivido en Carrandera, dedicado a las labores del campo y, especialmente, al cuidado de vacas y ovejas. Recuerda desde siempre la presencia de los asturcones, aunque en su juventud la situación de estos caballos era muy diferente, llegando a estar al borde de la extinción.

José Antonio se casó con María Virginia, con quien tuvo una pareja: Juan Carlos y Eva María. En su conversación siempre se trasluce la nostalgia de quien conoció tiempos mejores para los pueblos de su entorno. «Ahora el pueblo casi no tiene gente. Solo hay una casa habitada, así que, aunque ya estoy jubilado, sigo echando una mano y colaboro en lo que puedo», añade.

El Pastor Mayor del Sueve considera que el colectivo ACAS está haciendo un gran trabajo con la recuperación de los asturcones y se muestra muy agradecido por el premio que recibirá el sábado.

En El Eslabayu reside Ofelia, una mujer «del Sueve de toda la vida». «De hecho, nací aquí, al pie del monte, y residí en el pueblo toda la vida», indica. A sus 83 años cuenta con una gran vitalidad y recuerda con claridad muchos pasajes de su vida en la montaña. Viuda de Andrés García, tuvo dos hijas, María José e Isabel.

«Siempre me dediqué al ganado y era habitual subir al monte, a una cabaña, a ordeñar. Era una vida dura, es cierto, pero éramos muy felices», recuerda. Lamenta igualmente la pérdida de la vida rural, la falta de pulso en los pueblos, «que hace que las condiciones del monte no sean tan buenas y no esté tan limpio como antes». En la zona, reconoce, «se ve menos gente, aunque se anima algo por el verano». Eso sí, apunta, «afortunadamente, en casa somos todavía unos cuantos y a mi me gusta cocinar para ellos».

Ante este reconocimiento, Ofelia afirma estar «muy contenta». «Tengo el corazón acelerado porque el asturcón siempre ha estado presente en casa. Mi padre me regaló uno cuando me casé», asevera. Y es que esto de recibir reconocimientos ya le viene de familia, pues su padre, Santos Cangas, fue nombrado Pastor Mayor del Sueve en 1993.