Trevín y Campillo niegan irregularidades en los pagos a una emisora local

Trevín y Campillo niegan irregularidades en los pagos a una emisora local
NEL ACEBAL

Los exalcaldes socialistas dicen que los abonos eran «por los servicios prestados» y que «no hubo ningún reparo de los servicios municipales»

LUCÍA RAMOS

Los exregidores llaniscos Antonio Trevín y Dolores Álvarez Campillo han negado esta mañana que hubiese ningún tipo de irregularidad en una serie de pagos trimestrales que desde el Ayuntamiento se hicieron a una emisora local durante casi una década. Los dos políticos socialistas permanecieron cerca de media hora, cada uno, prestando declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes, encargado de dilucidar en qué contexto se produjeron esos abonos, puestos en conocimiento de la Fiscalía del Principado hace varios meses por parte del cuatripartito.

«Estamos aquí por una denuncia del alcalde de Llanes -Enrique Riestra- sobre el pago de facturas a Antena Norte entre los años 2006 y 2015. Yo dejé de ser alcalde el 1 de mayo de 2004», explicó el expresidente del Principado y exdiputado socialista. Insistiendo en que «hace más de quince años que no soy alcalde y eso es todo lo que puedo decir al respecto».

Campillo, quien le sucedió en el cargo, indicó a su vez que «Antena Norte tiene relación con el Ayuntamiento de Llanes desde 1984 o 1985, aproximadamente, y se les pagaba por los servicios prestados». Unos servicios, continuó, consistentes «fundamentalmente en cuñas y megafonía, sobre todo la megafonía de los plenos municipales, que suponía unos seiscientos euros al mes. Eso es todo lo que sabemos», aseveró. «No hay absolutamente nada más», agregó la exregidora y exdiputada socialista, quien insistió en que «fueron muchísimos años de relación con esa empresa que, por otro lado, era la única en el concejo que podía prestar esos servicios, no había otra».

Esto fue lo que los dos exalcaldes declararon ante la jueza y los letrados de las diferentes partes perdonadas en la causa, que actualmente está en fase de instrucción. Ambos recalcaron que «no hubo absolutamente ninguna ilegalidad». «Respetamos la justicia y lo que esta diga, pero evidentemente se pagó por los servicios que prestaba Antena Norte», insistió Campillo. Y Trevín agregó que «todos los pagos que se hacían eran conformes a la legislación vigente y ni Dolores ni yo recordamos en ninún momento que hubiera ningún tipo de reparo o advertencia por parte de los servicios municipales».