«Pedían ayuda y solo pensé en qué podía hacer»

«Pedían ayuda y solo pensé en qué podía hacer»
El cartero Fernando Riego, ayer en Avilés. / PATRICIA BREGÓN

El cartero Fernando Riego, en su primer día de reparto en Llaranes, fue uno de los voluntarios que ayudó a los heridos

EVA FANJUL AVILÉS.

El cartero Fernando Riego nunca imaginó lo que le depararía su primer día de reparto en Llaranes. Aquel lunes 3, bajando por Las Niñadas escuchó un ruido que provenía de la carretera. Subió la cuesta para ver lo que pasaba y desde allí descubrió que un autobús se había empotrado en el pilar del puente. «Llamé una y otra vez al 112, pero la línea estaba saturada. Oí gritar a un chico pidiendo ayuda para sacar a un hombre, así que dejé la moto y busqué la forma de ir a la autovía».

Cuando consiguió llegar al lugar del siniestro se encontró a algunos conductores y trabajadores de la obra que ya estaban atendiendo a varios heridos e intentando rescatar a otros. «Era algo desolador y tan solo pensé en qué podía hacer». Junto a otra persona, Fernando Riego intentó despejar la puerta lateral del autobús donde la baranda de las escaleras se había atravesado y bloqueaba la salida. «Nos costó muchísimo retirarla porque estaba atascada, pero al finalmente conseguimos sacarla y dejar libre la salida», relata el cartero.

Después Riego y otros voluntarios se percataron de que los restos del accidente y los bloques de plástico impedirían el acceso a los servicios de emergencia, así que «tiramos a un lado los plásticos rotos y apartamos como pudimos las defensas de plástico cargadas de agua que pesaban un montón».

Cuando llegaron las ambulancias, Fernando se retiró y se rehizo para continuar son su labor. A pesar de lo trascendente de su intervención Riego insiste en que «no hice nada comparado con los valientes anónimos que fueron los primeros en llegar y ayudar a las víctimas. Estas personas tienen mi reconocimiento absoluto y felicitación por el valor y la bondad. Se enfrentaron a una situación muy dura y de mucho sufrimiento». Ahora este cartero solo espera que «los heridos se recuperen pronto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos