El Principado tuvo que obligar a los vecinos a dejar sus casas

El Principado tuvo que obligar a los vecinos a dejar sus casas

Una veintena de vecinos de las localidades asturianas de La Viliella y Larón han sido desalojados ante el avance del incendio forestal declarado en Fondos de Vega

EFE

Una veintena de vecinos de las localidades asturianas de La Viliella y Larón han sido desalojados en la noche del domingo por prevención ante el avance del incendio forestal declarado en Fondos de Vega, en el concejo de Degaña, cerca de la Reserva de Muniellos, ha informado el Servicio de Emergencia del Principado de Asturias (SEPA).

El Ayuntamiento de Cangas del Narcea ha puesto a disposición de los vecinos evacuados la Escuela Hogar de la capital canguesa.

Aunque inicialmente los vecinos no querían abandonar sus viviendas al considerar que no había peligro, a las 23.20 horas se les ha indicado que se trata de una orden de desalojo y que, por lo tanto, tenían que seguir las indicaciones de las autoridades en la zona.

Más información

Se trata de siete vecinos de La Viliella y de otros once de Larón, situados en las inmediaciones de la Reserva de Muniellos, en el suroccidente asturiano.

Aún hay activos 31 incendios en el Principado de Asturias y, con las actuales condiciones meteorológicas, los servicios de extinción no descartan que puedan producirse nuevos focos.

Otro de estos fuegos declarado en Ibias continúa sin poder ser controlado ante las fuertes y cambiantes rachas de viento que avivan las llamas de un fuego que amenaza a algunas poblaciones y a la Reserva de Muniellos, considerado como el robledal mayor y mejor conservado de España.

Según explicó a primera hora de la noche el consejero de Presidencia del Principado, Guillermo Martínez, el incendio se encuentra en las inmediaciones de esta Reserva de la Biosfera, pero durante la tarde no se había adentrado en su interior, aunque sí afectaba a zonas arboladas de la zona de Seroiro.

Esta zona protegida de unos 57 kilómetros cuadrados de extensión está situada en el suroccidente de Asturias y acoge tanto robles de distintas especies, de hasta seis metros de diámetro, como hayedos, abedules y acebos que forman parte del hábitat del oso pardo y el urogallo, entre otras especies.

Martínez ha asegurado que el incendio no se ha perimetrado aún, pero que es de gran extensión y difícil de combatir, por lo que se ha pedido la ayuda del Ejército, que ha trasladado 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias y 20 vehículos.

Para tratar de sofocar las llamas, han trabajado a lo largo del día cuatro helicópteros y decenas de bomberos, agentes forestales y miembros de la brigada de refuerzo (BriF) que el Ministerio tiene en Tineo.

A ellos se sumarán miembros de la Brif de Lubia, con base en Soria, según ha informado el Servicio de Emergencias del Principado.

Según el consejero de Presidencia, hay varias poblaciones en las inmediaciones de este fuego, por lo que las labores se están centrando en garantizar un perímetro de seguridad para que las llamas no lleguen a las casas.

No obstante, ha reconocido que el viento que sopla en la zona es muy fuerte y que cada poco cambia de dirección, lo que complica los trabajos de extinción.

Las elevadas temperaturas, que han rondado hoy los 30 grados, muy por encima de la media en el mes de octubre, la escasez de precipitaciones y el viento han llevado al Principado a recomendar a la población a que extreme las precauciones y a prohibir cualquier tipo de quema en toda la comunidad.