Personal de la Casa del Rey está ya en Asturias para preparar la visita de la princesa

La princesa Leonor junto a su padre el Rey Felipe VI. / REUTERS
La princesa Leonor junto a su padre el Rey Felipe VI. / REUTERS

Autoridades civiles y empresarios creen que el acto promocionará a la región y «dará realce a los centenarios que se celebran este año»

RAMÓN MUÑIZ / GLORIA POMARADA / LUCIA RAMOS GIJÓN / CANGAS DE ONÍS.

La primera visita oficial de la Princesa de Asturias será a su Principado, el 8 de septiembre, decisión con la que la Casa del Rey completa el significado de una fecha clave. A sus doce años Leonor de Borbón Ortiz se sumará a la celebración del Día de la comunidad autónoma, los 1.300 años del origen del Reino de Asturias, el centenario de la creación del primer parque natural de España y de la coronación de la Virgen de Covadonga. Para que todo salga como corresponde, la institución ha desplazado ya a la región a parte de su personal. Trabajan «con ilusión» este primer viaje de quien está llamada a convertirse en Reina de España. Los profesionales de la Casa del Rey confían que se trata de un desplazamiento que la Familia Real organiza «con muchísimo gusto». La noticia está suscitando además diversas interpretaciones entre los analistas y autoridades civiles y eclesiásticas.

«Es un mensaje de renovación y reivindicación de nuestra historia y valores más esenciales», indica Graciano García, director emérito vitalicio de la Fundación Princesa de Asturias. «La Corona es depositaria de la continuidad de la historia de España y viene de nuevo al lugar en el que están las raíces de España, a celebrar algo que los asturianos deberíamos tener más presente», indica. García recuerda a los historiadores que interpretan que «aquí nació todo, no solo para España, sino para la cultura europea». El director emérito de la fundación evoca una frase recogida «en el libro más antiguo de nuestra historia», el de los testamentos de la Catedral de Oviedo, donde se alude a «los montes de Asturias que defendieron nuestra libertad y la libertad de todos». Graciano García lo tiene claro: «Los asturianos valoramos el paraíso natural que tenemos, pero no reivindicamos la trascendencia de nuestra historia como lo hacen otros que con menos razones defienden su pasado, muchas veces manipulado».

Más información

La noticia sorprendió a la condesa viuda de Latores, María Teresa Álvarez, enfrascada en su nueva novela, lo que precisamente le estaba obligando a revisar la documentación sobre la visita que en 1918 realizó Alfonso XIII para la declaración del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, el primero del país, y la coronación de la Virgen de Covadonga. «Los asturianos acudieron a vitorearle, se volcaron y creo que esta vez de nuevo Cangas va a estar a rebosar», aprecia. Destaca que el evento «está cargado de simbolismo» y recuerda que se trata de la primer acto oficial de la Princesa: «Le habían dado el Toisón de Oro pero en un acto privado; ahora vendrá acompañando a los Reyes, lo que supone un gesto muy bonito». La viuda de Sabino Fernández Campo considera que la presencia de la princesa realza «la vinculación de la monarquía con su origen, que está en Asturias». A nadie se escapa que en un momento político de tensiones territoriales la presencia de la Familia Real en Covadonga la vincula a una simbología que apela a la unidad. «El himno de la Virgen habla del trono de la cuna de España, no es algo que se haga ahora por la situación política, pero está ahí», anota.

«Me imagino que a Leonor le gustará y que sus padres le explicarán el significado de lo que es», aventura el abad del Real Sitio, Adolfo Mariño. En el lugar «se inicia un reino en el siglo VIII, empieza la unidad de España y, como decía Juan Pablo II, es una de las raíces cristianas de Europa, cosa que creo que ella sabe», agrega. Mariño agradece la «benevolencia y cariño» con la que la Casa Real trata el lugar «desde tiempos remotos de Felipe II, Alfonso X el Sabio, Fernando III el Santo y Carlos III». «Isabel II, en el siglo XIX, fue la primera reina que vino ; Alfonso XII, el tatarabuelo de Felipe también lo hizo en el siglo XIX, Alfonso XIII acudió en más de una ocasión y sobre todo aquel 8 de septiembre de 1918; ahora lo hará su bisnieto con su familia», enumera.

La llegada de la princesa «es una muy buena noticia, que pone de relieve el compromiso de la Corona con Asturias y que dará realce a los centenarios que se celebran en este 2018», abunda Belarmino Feito, presidente de la patronal Fade. Se trata de un evento que además desata expectativas económicas. «La gente se animará a venir por aquí, esto siempre trae visitantes igual que pasó con la visita del Papa», estima José Antonio Sánchez, presidente de la Asociación de empresarios de los Picos de Europa (Incatur). «Es una promoción gratuita que genera visitantes antes y después», confirma. Precisamente por ello «ahora nos entra algo de nerviosismo», reconoce el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González. «Va a ser un día histórico, con una proyección en todo el mundo, y debemos estar a la altura», insta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos