Pilar Varela: «La marcha de las cuentas no era un motivo de preocupación de los patronos»

Pilar Varela, ayer, a su llegada a la Audiencia Provincial. / ÁLEX PIÑA
Pilar Varela, ayer, a su llegada a la Audiencia Provincial. / ÁLEX PIÑA

La exalcaldesa afirma que felicitaban a Grueso por su gestión y que conocían las dificultades de financiación pero «nunca se habló del gasto»

CRISTINADEL RÍO AVILÉS.

La exalcaldesa de Avilés, Pilar Varela afirmó ayer en la Audiencia Provincial que la «marcha de las cuentas del Centro Niemeyer no era motivo de preocupación de los patronos» y las pocas veces que tuvieron constancia de «resultados no positivos», les pareció que «entraba dentro de la normalidad de la equipación». Varela señaló que el proyecto era muy ambicioso y exigía realizar numerosos viajes que redundaban, además, en un resultado «muy satisfactorio» y «muy importante para la ciudad». «Era evidente en qué se gastaba el dinero, en las actividades», apuntó antes de desvelar que no conocía «al detalle» las cuentas y que nunca vio los libros de contabilidad.

La actual consejera de Derechos y Servicios Sociales, que durante su etapa como alcaldesa fue vicepresidenta de la Fundación Niemeyer entre 2007 y 2012, realizó estas manifestaciones durante su extensa declaración como testigo en el juicio que aborda la gestión del centro cultural. A lo largo de las tres horas y media que le llevó responder a las partes rebatió algunas manifestaciones previas de los acusados.

«Es ridículo decir que al patronato solo nos interesaban los famosos», respondió cuando el fiscal confrontó con ella esta declaración de José Luis Rebollo, exsecretario de la Fundación. Matizaciones que, sin embargo, afectaron más a la forma que al fondo porque aunque rechazó expresiones y frases puntuales, ella misma confirmó, tal como habían declarado Grueso y Rebollo, que no entraban en profundidad en las cuentas y que la información sobre la contabilidad era transmitida por la presidenta de la fundación y el director general, de quien era responsabilidad.

Negó que el entonces presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, dirigiera u orientara al patronato, a pesar de su estrecha relación con el proyecto. «Participaba en las reuniones de los patronatos por la importancia que tenía el proyecto y las personas que nos acogían», comentó en referencia a las reuniones celebradas en sedes como la Casa de América de Madrid. Consideró, además, que su presencia era «importante porque le daba al patronato altura de gestión».

Justificó la ampliación de los poderes de Natalio Grueso en la reunión celebrada en febrero de 2011 teniendo en cuenta la inminente inauguración oficial del centro y la posibilidad de tener que agilizar ciertos pagos. De esta forma, los 90.000 euros que tenía como tope de gasto se ampliaron hasta el límite del presupuesto anual aprobado y con capacidad para endeudarse hasta la mitad del mismo, en torno a tres millones de euros. El director hizo uso de él cuando firmó el proyecto entre el Old Vic y la Brooklyn Academy, que costó unos 150.000 dólares y del que, según Varela, no informó «con ese detalle».

Las cuentas

La exalcaldesa recordó que en las cuentas de 2006 solo había un apunte contable derivado de los gastos de constitución de la fundación, y que las de 2007 eran «relativamente sencillas y reflejaban recursos no ejecutados por valor de 200.000 euros». El fiscal le preguntó por una deuda con Viajes El Corte Inglés que ella no recordaba. En las siguientes, de 2008, no hubo resultados positivos, pero lo entendieron «por el volumen de actividad». En las cuentas de 2009, en las que se registraron también unos «desfases» respecto a Viajes El Corte Inglés y en un periodo de tiempo en el que se estaba trabajando «en un posible» asiento contable y un reconocimiento de deuda, ella asegura que no tuvo información ni constancia hasta que mucho más adelante salió todo a la luz.

Varela manifestó que tampoco estaba al tanto de tres préstamos solicitados por la fundación entre 2010 y 2011 a Cajastur por importe de 1,3 millones de euros. Las cuentas de 2010 nunca se aprobaron porque en junio de 2011, cuando se abordaron, «se comentó que se estaba pendiente de unos informes de auditoría» y, a partir de ahí, se precipitó todo. Con Foro Asturias en el gobierno, se empezaron a revocar todas las subvenciones recibidas desde 2007.

El valor ascendía a 2,75 millones de euros. El despacho del abogado José Luis Rebollo, secretario del centro, consiguió justificar algunos importes, pero quiso saber por qué no se recurrió la revocación de todas las subvenciones. «Porque se da por hecho que es cierto que fuera de manera diferente (a lo que nosotros creíamos), muy a pesar del Patronato», responde Varela, reconociendo que fue entonces cuando empezaron a ver que, tal vez, la situación no fuera tan normal como ellos la veían.

Reconoció que se enteró tiempo después de que siempre habían aprobado las cuentas fuera de plazo y que en ellas nunca habían tratado el pago a proveedores y otro tipo de apuntes como el sueldo de los tres trabajadores de la fundación, que se llevaban una cuarta parte de la financiación (250.000 euros de 1.000.000). Defendió que cuando ella accedió al patronato ya estaban fijados, aunque reconoció que nunca nadie los puso en tela de juicio, aunque no quedó claro que los conociera. Primero dijo que no, luego que «con detalle no los conocía» y, segundos después y apretada por el presidente del tribunal, dijo que sí.

También reconoció haber sido consciente de las «dificultades de ingreso», ya que el propio Grueso se lo había trasladado. En ese sentido, el Ayuntamiento había incluido siempre en su presupuesto la aportación anual comprometida al proyecto y aunque no pudo confirmar la fecha de la transferencia (en febrero), sí ratificó que se había abonado anualmente.

A Judit Pereiro, exmujer de Natalio Grueso y también acusada, «la veía acompañando a las personalidades que venían a Avilés», pero «nunca pregunté si tenía sueldo, pero era evidente que no porque los sueldos sí los veíamos», afirmó. Tampoco nunca se interesó, asegura, sobre si viajaba a costa de la fundación.

Más