Cinco acusados, 20.000 folios, 83 testigos y once peritos en once días

Los abogados del 'caso Niemeyer' hace cuatro años, esperando en los juzgados de Avilés. / MARIETA
Los abogados del 'caso Niemeyer' hace cuatro años, esperando en los juzgados de Avilés. / MARIETA

La Audiencia Provincial se muestra reacia a suspender un juicio complejo que llevó cinco años de instrucción

C. R. AVILÉS.

Las presuntas irregularidades en la administración y contabilidad del Centro Niemeyer entraron en los juzgados avilesinos en 2012 a raíz de una denuncia de la consejera socialista Ana González, por entonces presidenta de la Fundación Centro Niemeyer, tras el breve gobierno regional de Foro en el que se había puesto el foco sobre su gestión y se había alertado sobre ciertos presuntos desmanes.

Comenzó entonces una instrucción a cargo del Juzgado Número 2 de Avilés que, dado el número de partes presentadas en el proceso y el de implicados, se alargó durante cinco años.

Finalmente, la Fiscalía del Principado acusó a Natalio Grueso de los presuntos delitos de malversación de fondos en concurso con falsedad documental, delito societario y un tercero de insolvencia punible durante su etapa como director del centro. Solicita para él once años de cárcel, diez años de inhabilitación, una multa de 24.000 euros y una responsabilidad civil que, como mínimo, rondará los 34.500 euros.

El Ministerio Público acusa a José María Vigil, que fuera empleado de Viajes El Corte Inglés, de un delito de estafa y lo considera cooperador necesario en los de malversación y continuado de falsedad presuntamente cometidos por Natalio Grueso. Se enfrenta a penas que suman ocho años de cárcel, además de una multa por valor de 16.800 euros.

El primer secretario de la Fundación Niemeyer, el abogado José Luis Rebollo, está acusado de un presunto delito societario en concepto de cooperador necesario por el que se le pide una pena de prisión de dos años y tres meses y una multa de 7.200 euros. Rebollo es el único de los procesados al que no se le reclaman cantidades económicas por responsabilidad civil.

Judit Pereiro, exmujer de Natalio Grueso, está considerada partícipe de un delito de malversación a título de complicidad, por el que se enfrenta a dos años y seis meses de prisión, además de una inhabilitación de cinco años con la administración pública. La Fiscalía le reclama una responsabilidad civil de 60.000 euros que deberá cubrir de manera solidaria con Natalio Grueso. Al igual que este, se enfrenta a la petición de una pieza separada para devolver a la Fundación del centro 65.000 euros. En el caso de Grueso son 90.000.

Al que fuera director de producción del Centro Niemeyer, Marc Martí, se le supone cómplice de Natalio Grueso. La Fiscalía solicita para él dieciocho meses de prisión e inhabilitación para trabajar con la administración durante cuatro años. También deberá responder de manera solidaria con Natalio Grueso de una cantidad de 9.000 euros y se le abre una pieza separada para la reclamación de 10.000 euros más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos