Soul y funk para todos en La Grapa

Zulú Men abrió los conciertos de la tarde, con numeroso público en el parque de El Muelle. / MARIETA
Zulú Men abrió los conciertos de la tarde, con numeroso público en el parque de El Muelle. / MARIETA

Numeroso público disfruta en El Muelle de la edición más bailable del festival | Los asistentes a los conciertos destacan la calidad de los grupos y el potencial de una cita diferente en el verano avilesino

J. F. GALÁN AVILÉS.

El Soul africano con toques electrónicos del singular dúo integrado por la poderosa voz de la guineana Juno y el músico egipcio Durrel abrieron a la una de la tarde de ayer sábado en el quiosco de la música del parque de El Muelle la segunda y última jornada de La Grapa Music Festival, un cóctel de sonidos con el soul y funk como principales ingredientes salpicados con otros ritmos. Entre ellos rythm and blues al más puro estilo Nueva Orelans, la propuesta que por la tarde, a partir de las siete y media y ante numeroso público, ofreció Zulú Men, un nuevo proyecto formado por músicos españoles consagrados en otras bandas de la primera línea del panorama musical nacional.

La temperatura y la afluencia de espectadores fue a más a medida que caía el sol. El dj Miguel Ángel Sutil, secundado desde el kiosco en los cambios por dj Mosk y dj Miguel Arias, marcó el ritmo hasta que, ya pasadas las diez de la noche The Agapornis tomó el mando. Con un potente sonido los gaditanos, una auténtica 'big band', ocho músicos capitaneados por Desire Tey, pusieron a bailar al personal, que a esas horas ya poblaba el recinto. A partir de ahí, la actuación de los barceloneses The Slingshots, funk, soul y rock con incursiones en la música negra, y de la estadounidense Martha High, historiva viva del soul, todo un lujo.

Era el plato fuerte del festival. Vocalista de fondo de James Brown durante 32 años, a lo largo de su brillante, extensa y acalamada trayectoria musical ha compartido escenario con figuras de la talla de Little Richard, Jerry Lee Lewis, The Temptations, Aretha Franklin,, B.B. King, Stevie Wonder, Prince o Michael Jackson, o Police, entre otros. A sus 73 años sigue al pie del cañón con su eterna sonrisa, sus rubios rizos y su poderosa, grave y desgarrada voz, ahora acompañada por su propia banda, The Soul Cookers, integrada por Leonardo Corradi (teclados), Tony Match (batería) y Eric Wakenius (guitarrista).

Los madrileños Watch out, una de las formaciones más longevas del funk nacional, marcaron el viernes la senda que iba a seguir el festival, el más bailable de sus cinco ediciones y quizá también el de mayor acogida por parte del público, tanto por cantidad como por entrega. Con sesión dj para llenar la pausa, tomó el testigo el autodidacta JP Bimeni acompañado por The Black Belts, seis músicos de primer orden. Al igual que hiciera el año pasado, el nigeriano, afincado en Londres, volvió a dejar claro qué está llamado a convertirse en uno de los grandes del soul clásico. La guinda la puso Aretha Soul Divas, cuatro de las mejores voces negras de España. Acompañadas por The Silverbacks, evidenciaron su pasión por el rythm and blues y por la mítica Aretha Frankin con un concierto en el que rindieron homenaje a la indiscutible reina del soul a través de un intenso y extenso recorrido por sus algunos de sus innumerables grandes éxitos. El público vibró con una cita inigualable en el verano asturiano.

 

Fotos

Vídeos