Gioconda y Beyoncé, un imán infalible en el Louvre

Gioconda y Beyoncé, un imán infalible en el Louvre

El museo parisino rompe la barrera de los diez millones de visitantes gracias al tirón del vídeo de la cantante y su marido, Jay-Z

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

El imán de 'La Gioconda' es infalible. Pero su poder seductor se multiplica si se alía con Beyoncé. El atractivo de la extraña pareja contribuyó a llevar 10,2 millones de visitas en 2018 al Museo del Louvre, que establece un récord mundial de afluencia. Con un incremento del 25% respecto a 2017 -8,1 millones- bate además su propia marca -9,7 millones en 2012-. El director del museo, Jean-Luc Martinez, no duda en achacarlo al tirón del vídeo que Beyoncé grabó en sus salas y a la menor amenaza del terrorismo yihadista.

«Por primera vez en su historia, y creo que por primera vez en la historia de los museos, más de diez millones de personas visitaron el Louvre en 2018», se ufanó Martinez. Achacó el histórico registro al aumento del turismo en la Ciudad de la Luz tras una caída de 30% en los últimos años debido a los atentados y a la publicidad generada por el clip 'Apeshit' que Beyoncé grabó junto a su marido entre las obras maestras del museo.

Martinez lo admitió en declaraciones a France Info, agradeciendo a Beyoncé Knowles, la reina de pop y a su marido, el rapero, productor y empresario Jay-Z, Shawn Carter en su DNI, que eligieran el museo para el clip en el que posan ante a 'La Gioconda', reproducido ya casi 150 millones de veces en YouTube.

El clip, que reivindica la identidad negra en las salas del Louvre, se rodó en secreto y se difundió cuando el matrimonio anunció su album 'Everything is Love'. Los Carter actuaron ante la 'Venus de Milo' y la 'Victoria de Samotracia' y ante pinturas magistrales como 'La consagración de Napoleón', de Jacques-Louis David, el pintor oficial de Bonaparte, 'Las Bodas de Caná', de Veronese o 'La balsa de la Medusa', de Géricault.

También aludió Martínez a unas reformas que aumentaron la capacidad de acogida de museo más visitado del mundo, dotado de nueva consigna, nuevas taquillas y acceso para grupos. «Todo esto nos permite acoger mejor a más visitantes», dijo Martinez a AFP de una remodelación que costó 60 millones de euros, aportados en parte por el acuerdo suscrito con el Louvre Abu Dabi, inaugurado hace poco más de un año.

Y puede que este histórico récord no sea el último, ya que el Louvre celebra en 2019 dos efemérides que atraerán aún más visitantes: el trigésimo aniversario de la célebre pirámide de vidrio alzada por el arquitecto leoh Ming Pei en el patio central del Louvre, y una gran retrospectiva de Leonardo da Vinci en el quinto centenario de la muerte del genial pintor de La Mona Lisa, fallecido el 2 de mayo de 1519 en el Castillo de Clos-Lucé, en la villa francesa de Amboise.

El Louvre supera en 4,2 millones de visitante al Museo Nacional de China, que cerró ejercicio con con 8 millones de personas, y al Metropolitan Museum of Art de Nueva York, que sumó 7,3 millones de visitas.

Tres cuartas partes de sus visitantes son extranjeros. Pero con 2,5 millones, el 25% del total, los franceses siguen siendo el grupo más numeroso. Los estadounidenses siguen encabezando la lista de foráneos, con casi 1,5 millones, seguidos por los chinos (cerca de un millón). Los visitantes chinos son «un público que hace cinco años no existía», destaca Martinez. «Su aumento es excepcional ya que no figuraban ni entre las cinco primeras nacionalidades», concluye el director.

 

Fotos

Vídeos