Chopin, a manos de Kobrin

Alexander Kobrin, durante su concierto en el Teatro de la Laboral. /  CAROLINA SANTOS
Alexander Kobrin, durante su concierto en el Teatro de la Laboral. / CAROLINA SANTOS

El teatro de la Laboral acogió el primer recital de artistas invitados del Festival Internacional de Piano

GLORIA MARTÍNEZ GIJÓN.

Un silencio abrumador a excepción del crujir de alguna butaca, un teatro a oscuras salvo por el foco que iluminaba un piano de cola en mitad del escenario y un público, la mayor parte estudiantes del certamen, dispuestos a dejarse llevar por lo que iba a ocurrir pocos minutos después. «Es un honor para mí presentar a este pianista de tanta calidad y prestigio», detallaba Amy E. Gustafson, directora del festival. La música clásica se ha ganado un hueco en Gijón con la XIX edición del Festival Internacional de Piano 'Jesús González Alonso'. Desde el pasado martes 14, un amplio programa de actividades ha hecho que gijoneses y gente de fuera se acerque al mundo de los concertistas, novatos y veteranos, del panorama actual. Ayer, comenzaron los recitales de artistas invitados y lo hicieron por todo lo alto. El pianista ruso Alexander Kobrin fue el encargado de inundar el Teatro de la Laboral durante 90 minutos con música del célebre compositor y virtuoso pianista polaco, Chopin. Tres sonatas fueron las protagonistas de una tarde donde los asistentes, menos de los que la organización hubiera deseado, disfrutaban de algunos de los mayores clásicos de la historia del piano. El concertista comenzó con su primera sonata en do menor, 'Op. número 4' de Chopin y prosiguió con la número 35 del mismo autor. Un pequeño descanso de unos minutos y finalizó el concierto con la 'Op. número 58' del polaco, que se rompió con varios minutos de aplausos y caras de admiración y respeto por el pianista moscovita.

Con tan solo 38 años Kobrin se ha convertido en uno de los pianista a la vanguardia de los músicos actuales. A los cinco años comenzó sus estudios en la Escuela Especial de Música Gnessin en Moscú y sus 33 años de aprendizaje profesional han hecho que se gane su buena fama con numerosos premios y condecoraciones. Ya en la adolescencia ganó varios concursos y con 18 años obtuvo el primer premio en el Concurso Internacional de Piano de Escocia. En 2005, hubo un antes y un después en su carrera ya que obtuvo el primer premio en el Concurso Internacional de Piano Van Cliburn que le permitió grabar un disco completo y realizar giras de conciertos por Estados Unidos y Europa. Actualmente es profesor y actúa como solista y músico de cámara, como se vio reflejado ayer en la Laboral. Hoy es el turno de la pianista Eunae Lee a las 20.30 horas en el Jovellanos y el jueves, Gilles Vonsattel tocará a las 20 horas en La Laboral.