Warcry rompe el silencio en Gijón

Warcry, la propuesta más cañera de la Semana Grande, triunfó con su potente directo. /JOAQUÍN PAÑEDA
Warcry, la propuesta más cañera de la Semana Grande, triunfó con su potente directo. / JOAQUÍN PAÑEDA

El grupo asturiano de heavy metal tocó anoche por primera vez en Poniente con la colaboración de la Polifónica y el Coro Joven de Gijón

GLORIA MARTÍNEZ

En pleno apogeo de la Semana Grande, la playa de Poniente dejó un hueco para escuchar durante dos horas a uno de los grupos de heavy metal español más reseñable del país. Dieciséis años lleva sobre los escenarios Warcry, la banda que nació en la capital asturiana y que ayer ofreció un gran concierto. Sus fieles, con los brazos levantados y los dedo índice y meñique para arriba, disfrutaron de un directo inolvidable, con numerosas sorpresas y una colaboración de lujo.

Warcry ha publicado hasta la fecha doce álbumes. Víctor García, vocalista de la banda, es el único componente que está presente desde los inicios. Él y el batería Alberto Ardines, que dejó el grupo en 2007, fueron los que decidieron emprender esta aventura y dejar las bandas de heavy en las que estaban para crear un proyecto común que les ha llevado a viajar por medio mundo gracias a su música. Argentina, Chile, Bolivia y Perú fueron algunos de los últimos destinos que han pisado para tocar sus canciones; el éxito en Latinoamérica lo obtuvieron rotundo con su tour 'Rompiendo el silencio 2018', que hace homenaje al último de sus álbumes de larga duración publicado el pasado año y que ayer también resonó en Poniente.

La última parada de su gira fue anoche en Gijón, donde llegaron pisando fuerte con 22 canciones de amor, guerra, temas melódicos y rítmicos que hicieron que todo el público vibrase al son. La banda, que salió al escenario entre llamas proyectadas, teletransportó a los asistentes a sus primeros años. Su canción 'Alma de conquistador', del álbum 'Alfa' (2011), fue la primera, la que sirvió para romper el hielo de una noche especialmente calurosa. Después, vinieron 'Nuevo mundo' y 'Contra el viento', del cuarto disco, '¿Dónde está la luz?'. «¡Vamos arriba, Gijón! Buenas noches hermanos. Como siempre, todo un honor, un placer. Espero que lo pasemos muy bien», saludó el líder.

No fue hasta la cuarta canción, 'Rebelde', que los asistentes pudieron escuchar una de sus nuevas melodías. A esta le siguieron 'Cielo de infierno', 'Coraje' y 'Cobarde'. Mientras sonaban, los numerosos asistentes se iban viniendo cada vez más arriba. «Hoy no llueve, pero aunque lo hiciera, somos asturianos, así que estamos acostumbrados a luchar», clamó García.

Pero, sin duda, uno de los momentos más esperados de la noche, fue cuando, a mitad de concierto, la Polifónica Gijonesa Anselmo Solar y el Coro Joven de Gijón salieron al escenario para tocar dos piezas conjuntamente. El teclista de la banda, Santi Novoa, es el director y el que los conecta con el mundo clásico. Esto permitió que anoche se conformase un momento mágico al sonar la versión a coro de la canción 'Keops', publicada por Warcry en su octavo álbum, 'Inmortal', publicado en 2013, y de 'Nana', canción que pertenece a los inicios de la banda y data de 2002.

Fue una noche inolvidable en la que Víctor García y su banda hicieron que Gijón retumbase con el más puro heavy metal castellano. Un vocalista que lo dio todo y que, no se debe olvidar que en 2015 fue galardonado con el AMAS como Mejor Artista. Aún queda mucho Warcry por escuchar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos