De 'Operación Triunfo' al quirófano

De 'Operación Triunfo' al quirófano

Uno de los elegidos para participar en la gala inicial renunció por primera vez en la historia del concurso. La medicina pudo más que la música

MIKEL ARNAO

En 2017 llegó tarde a las pruebas de selección, así que este año no se lo pensó dos veces: salió de una guardia en el hospital de Valencia donde trabaja como residente y se fue a hacer la cola del casting para la nueva edición de 'Operación Triunfo'. José Antonio, un joven médico de 26 años, se ha convertido en el primer concursante de la historia del 'talent' que ha decidido renunciar a su plaza.

El cantante se presentó en el casting para probar, pero fue superando todas las cribas y en el último momento fue seleccionado como uno de los 18 elegidos inicialmente, entre cerca de 16.000 aspirantes, para participar en la gala 0 que se celebró anteanoche. Pero este proyecto de artista terminó arrepintiéndose y, finalmente, anunció al programa que no se iba a presentar. «No le he dicho no a 'OT', le he dicho sí a la medicina».

El programa repescó a un cantante y 'OT 2018' despegó con los ahora ya 16 afortunados, tras las dos expulsiones, que ya campan a sus anchas por la academia. Eso sí, los sucesores de Amaia, Aitana y compañía ha tenido un detalle con su compañero y han reservado, de manera simbólica, un armario para José Antonio.

El valenciano empezó la carrera de Medicina en Polonia, donde hizo el primer curso, pero después completó la licenciatura en la Universidad de Valencia, donde logró una plaza de residente de cirugía general en un hospital y donde está realizando el MIR, principal argumento para renunciar a su sueño de cantar ante el público. «Me ha costado mucho sacarme la plaza y borrar todo eso de golpe, es muy duro», explicó en un vídeo para el programa el primer concursante que renuncia en las diez ediciones que se han celebrado hasta el momento.

José Antonio, que comenzó a cantar en casa y en la iglesia, se apuntó a los 'castings' sin decírselo a sus padres, que también son médicos. «Mi padre no sabe que estoy aquí y mi madre se ha enterado cuando ya estaba en la cola», confesó en la entrevista que le hicieron en las pruebas de selección, donde fue a probar confiando en que no superaría todos los cortes, pero luego se vio obligado a elegir su rumbo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos