Fran, tras ganar el bote de 'Pasapalabra': «Hay que tener tesón»

Los cazadores de Mieres alertan del «gran peligro» de hasta 63 pozos
El asturiano celebró la victoria con sidra. / Telecinco

El asturiano hace historia al ganar «1.542.000 eurazos» del bote y emocionar al plató en su 'despedida'gracias a su humildad y enseñanzas vitales

JESSICA M. PUGA

La emisión de 'Pasapalabra' de la tarde de ayer podría aparentar ser como cualquier otra. Hubo un concursante novato al que se le notaban sobremanera los nervios, cuatro invitados famosos dispuestos a ayudar mientras se lo pasaban pipa, Christian Gálvez estaba en su salsa y Fran González, el ovetense que se ha metido a la audiencia en el bolsillo, atento y divertido. Tan pronto resolvía él solito la prueba de la memoria como imitaba a Paulina Rubio en la musical. Siempre con una sonrisa.

Quién les iba a decir a Nina, Agustín Jiménez, Pilar Cernuda y Boris Izaguirre, y cuanto equipo y público había congregado ese 28 de diciembre en la grabación del programa de Telecinco, que lo que empezó siendo un día normal acabaría por ser histórico. Todos ellos fueron testigos de excepción de la entrega del tercer bote más alto de la historia de 'Pasapalabra', 1.542.000 euros, a Fran González, que ayer veía la emisión en familia en Asturias. No era para menos.

«Hay que jugarlo y ganarlo, y tú lo has hecho», decía el presentador, Christian Gálvez, al flamante vencedor, que supo responder a todas las preguntas del rosco en poco más de dos minutos de tiempo. Hasta le sobraron segundos.

«Lo único necesario de verdad es la salud, lo demás son añadidos»

Se le notaba tan nervioso como otras tantas veces, pero en esta ocasión había algo diferente: se sabía con posibilidad de llevarse «1.542.000 eurazos». Hasta Christian Gálvez lo comentó cuando las definiciones restantes se contaban con los dedos de una mano. «¿Nervioso yo? ¿Se me nota?», dijo el concursante mientras mostraba sus manos temblar exageradamente.

Al principio, el aspirante iba resolviendo sin grandes problemas cada una de las preguntas que le hacía el presentador y recibiendo los aplausos de cuanta gente había reunida, incluido su rival, José Manuel Seseña. Fran solo levantó la cabeza, sorprendido, cuando Gálvez dudó en darle por buena la 'h' de hombreras. Solo fueron unas décimas de segundo, pero la tensión estaba ahí.

Más información

El programa continuó -intermedio incluido en pleno clímax- hasta que al ovetense solo le quedaban tres incógnitas. «La 'u' la tengo, creo, para la 'l' tengo una opción que me suena por época y en la 'r' estoy más perdido. Tengo dos posibilidades, así que luego la escucharé mejor», apuntaba el concursante animando el ambiente. Acertó la 'u' y la 'l' del tirón. Sin dudar y sin perder de vista a su interlocutor. En el siguiente turno, aún con 27 segundos, pidió escuchar de nuevo la definición y se lanzó a intentarlo. Gálvez le dijo que era correcta casi al mismo tiempo que le abrazaba con fuerza. «Hay que tener perseverancia y tesón en la vida y actuar siempre por el lado del bien», apuntó Fran, que dedicó el premio a su tía recientemente fallecida y agradeció a la familia estar siempre ahí. «Lo único necesario de verdad es la salud, lo demás son añadidos»; concluyó. Medio plató estaba llorando ya de emoción. Y corrió la sidra.

Síguenos en: