LEB ORO

Amargo final de pretemporada

Muere la osa localizada en el río Teverga
El jugador azul Roope Ahonen trata de avanzar ante la oposición de un contrario. / M. ROJAS

El Liberbank Oviedo tardó en entrar en el encuentro ante el Coruña y pagó en exceso sus malos arranques del primer y tercer cuarto

HUGO VELASCO OVIEDO.

La pretemporada del Liberbank Oviedo Baloncesto llegó ayer a su fin con una prueba de fuego ante el que será uno de sus rivales en LEB Oro, el Leyma Coruña, quien se llevó el triunfo en el Polideportivo de Pumarín por 57-73.

El equipo dirigido por Javi Rodríguez, con las bajas de Josep Puerto a consecuencia de unas molestias en la zona lumbar, y de Ignacio Rosa, que continúa con la recuperación de su contusión ósea en la rodilla derecha, necesitó de cuatro minutos y un tiempo muerto para lograr estrenar su casillero con un triple del capitán Víctor Pérez. Los coruñeses, mientras tanto, ya llevaban un parcial inicial de 0-7.

La tempranera carga de faltas personales del holandés Joey Van Zegeren obligó a Rodríguez a modificar su esquema para intentar contrarrestar el gran juego de los hombres de Gustavo Aranzana, que cerraban el primer cuarto con una ventaja de nueve puntos (14-23).

57 LIBERBANK OVIEDO

Fran Cárdenas (2), Víctor Pérez (8), Matti Nuutinen (8), Rolandas Jakstas (12), Joey Van Zegeren (2) -quinteto inicial- Roope Ahonen (4), Óliver Arteaga (6), Davis Geks (13), Edu Lada, Alonso Meana, Alejandro Rodríguez y Antón Bouzán (2).

73 LEYMA CORUÑA

Zach Monaghan (15), Mirza Bulic (11), Michael Uchendu (9), Carlos Martínez (2), Braxto Jai (2) -quinteto incial- Axel Louissaint, Quinton Douglas, Sergi Pino (10), Ty Sabin (5), Jhonatan Araujo (15) y Pablo Ferreiro (4).

Parciales:
14-23, 32-40, 45-62 y 57-73.
Incidencias:
último partido de pretemporada del Liberbank Oviedo que se disputó en el Polideportivo de Pumarín ante un tercio de entrada.

Durante el siguiente cuarto el acierto en el lanzamiento exterior de Davis Geks y Roope Ahonen permitieron mantener vivas la esperanzas de los azules, que, aunque no lograban reducir las distancias, demostraban sus opciones de anotar tanto desde 6,75 metros como en el lanzamiento interior con Óliver Arteaga y Rolandas Jakstas, ante la menor participación de Van Zegeren.

Con el 32-40 en el electrónico enfilaron los dos equipos el túnel de vestuarios. El tiempo de descanso no le sentó nada bien al Liberbank, ya que, como sucediese en el cuarto inicial, le costó meterse en el encuentro.

Esa falta de entonación en los locales permitió a los coruñeses, bajo el liderazgo de Mirza Bulic y Jhonathan Araujo -este último MVP del partido con 21 tantos de valoración con 15 puntos, 6 rebotes y una asistencia-, ampliar su renta a pesar de los intentos de reacción de los hombres de Javi Rodríguez, que actuaban por rachas. El final del tercer cuarto se alcanzó con un 45-62 tras un nuevo parcial gallego de 0-9 en los minutos finales, que no hacía más que presagiar una despedida amarga de la pretemporada.

A pesar de no haber nada en juego al ser un amistoso, el Liberbank quiso darle un punto más de consistencia a su juego en el último cuarto, lo que le permitió bajar de la barrera de los diez puntos de diferencia tras un parcial de 8-0. Aunque la reacción no fue suficiente para meter el miedo a los hombres de Gustavo Aranzana, que se llevaron un buen resultado para iniciar la temporada la próxima semana.

Los mejores de la tarde en el conjunto asturiano fueron Davis Geks y Rolandas Jakstas.

La siguiente ocasión en la que se vistan de corto los jugadores del Liberbank será el próximo sábado, a partir de las 18.30 horas, para recibir al todopoderoso Bilbao Basket en la jornada inaugural de la nueva temporada de LEB Oro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos