BOXEO

El ring rompe barreras en el Grupo

Óliver observa cómo se entrenan dos de sus alumnas. / AURELIO FLÓREZ
Óliver observa cómo se entrenan dos de sus alumnas. / AURELIO FLÓREZ

Los cursillos que se ofrecieron se completaron en un tiempo récord y con una numerosa participación femeninaEl conocido preparador Óliver Sánchez Bernard que dirige la actividad, confía en que se convierta con el tiempo en sección

J. L. CALLEJA GIJÓN.

El boxeo ha irrumpido con fuerza en el Grupo. Un centenar de cursillistas practican con notable entusiasmo este deporte olímpico que cuenta con muchas posibilidades de acabar convirtiéndose en sección. «Nada más abrirse las inscripciones se cubrieron de forma sorprendente las plazas en una sola mañana, lo que resultó muy llamativo», subraya Nacho Aybar, director deportivo de la entidad.

Óliver Sánchez Bernard es quien dirige con gran éxito esta actividad, que ha tenido una espectacular acogida entre la masa social, especialmente entre las mujeres. Se trata de uno de los entrenadores de mayor prestigio, que llegó incluso a recibir una propuesta de la Federación Española para convertirse en seleccionador. Y es que bajo sus órdenes se han entrenado Jonathan Alonso, campeón de España y miembro del equipo español en los Juegos de Londres, y su hermano Alfonso, que llegó a disputar en varias ocasiones el título de los supermedios. También lo hicieron Nani Suárez, primera campeona asturiana que se estrenó como profesional, a la que se sumó Laura Fuertes, que, con 19 años, es quinta de Europa y ha competido ya en un Mundial.

La presencia del popular deporte de los puños en la polideportiva sociedad gijonesa surgió de un grupo de socios, entre los que destaca el excampeón de España Gonzalo Cortina y el popular Dalmacio Duarte, quienes se lo propusieron a la nueva junta que preside Antonio Corripio, quien, a su vez, se mostró bastante receptivo.

Óliver explica que la idea es «ofrecer el boxeo como un deporte más a todas las edades sin distinción de sexo» y apuesta claramente por «impartirlo con un método sin contacto para que se practique como una actividad más en el Grupo». También pone de relieve los beneficios que reporta como «un buen sistema para liberar el estrés y para obtener una excelente autoconfianza, que es fundamental en una sociedad tan competitiva como la actual».

Al laureado entrenador gijonés le llamó la atención lo rápido que se cubrieron las plazas cuando se ofertó el curso, aunque lo que más destacado para él es que más del 50% de las inscripciones son de mujeres.

En este sentido, destaca que «para ellas es un buen método de defensa personal y a la vez les sirve para mejorar su salud y condición física». Y, del mismo modo, hace hincapié en que «se lo están tomando en serio y con mucho interés, lo que para mí es una enorme satisfacción».

Al margen de los deportes tradicionales, el Grupo, con el boxeo, completa una amplia oferta en deportes de contacto. Y es que, además de los tradicionales judo, kárate y lucha, el club cuenta con actividades como las artes marciales tradicionales y el kick boxing.

Más