Dakar 2019 I Cuarta etapa

Brabec resurge y Al Attiyah no falla

Stephane Peterhansel y el copiloto David Castera, en carrera. /AFP
Stephane Peterhansel y el copiloto David Castera, en carrera. / AFP

Tras la caótica tercera jornada, Nani Roma destacó en coches y el novato salmantino Lorenzo Santolino brilló en motos en una etapa maratón que obligó a tomar precauciones

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Con la organización en el punto de mira y las notables ausencias entre los favoritos de Barreda (abandonó) y Sainz y De Villiers en coches (siguen, pero muy retrasados), la durísima etapa maratón de este Dakar 2019 coronó a una de las grandes esperanzas de Honda para acabar con el reinado de KTM y mantuvo a Al Attiyah como el referente en las cuatro ruedas.

Ricky Brabec ya había empezado su participación en el raid este año con mucha fuerza, pero en esta difícil cuarta jornada de trabajo en el Dakar se llevó una victoria colosal, con más de seis minutos sobre el campeón de 2018, Matthias Walkner, y más de 20 sobre Quintanilla, que se dejó el liderato.

Quien no falló fue un Al Attiyah que mantuvo el liderato al imponerse a Stepháne Peterhansel, primera espada del X-Raid sin Carlos Sainz, que se mantiene en la competición pese a perder el día anterior más de cuatro horas y con fuertes dolores en el cuello por el golpe del día anterior.

Santolino, el salmantino que viene a brillar

Desde antes de arrancar el Dakar, los rivales del ejército de KTM tenían claro que tenían que intentar acabar con el reinado de la marca austriaca, que ya dura desde el año 2000. Y todo apunta a que este año puede ocurrir.

Tras la forzosa marcha de Joan Barreda, Honda perdió a su principal adalid. Sin embargo, el estandarte de la H roja se colocó al frente de la clasificación este jueves gracias a un Ricky Brabec que está empeñado en demostrar que en su cuarto Dakar puede dar la campanada. Ya se coló en el podio de las dos primeras etapas, hasta que en las difíciles dunas de arcilla (más parecía la tierra batida de una cancha de tenis que las típicas dunas del desierto) entre Arequipa y Moquegua se llevó su primera victoria dakariana. Y lo hizo a lo grande: le sacó más de seis minutos a Matthias Walkner, más de siete a Toby Price y más de once a Sam Sunderland, tres auténticos 'morlacos' con los que KTM quiere mantener su reinado.

Pero lo más relevante es que, además de ganarles a ellos, sacó del primer puesto de la general a Pablo Quintanilla. El chileno tuvo un problema tras la zona neutralizada de la etapa, que le hizo ceder más de 20 minutos al final, lo que le vino de perlas a Brabec, nuevo líder de la categoría de motos.

El mejor español del día fue Lorenzo Santolino. El joven salmantino, que debuta en el Dakar, acabó a 17 minutos de Brabec, lo que le colocó en 10ª posición del día. Está a poco menos de cuatro minutos de Oriol Mena, el mejor 'rookie' de 2018, que ocupa la 12ª posición. Pese a la ausencia de Barreda, hay cuatro españoles en el 'top 20': Mena, Santolino, Armand Monleón (19º) y Laia Sanz (20º).

Nani Roma, al acecho

Nasser Al Attiyah y Stepháne Peterhansel no van a tirar la toalla, ni mucho menos, hasta el final del Dakar. El catarí y el francés se van a jugar la victoria hasta el final, como demostraron en las pistas de arcilla entre Arequipa y Tacna. Al volante de su Toyota, el príncipe y medallista olímpico demostró que tiene entre ceja y ceja la victoria, y aumentó en más de dos minutos su colchón sobre el de Mini.

Peterhansel ahora está a casi nueve minutos en segunda posición, y tendrá que mirar atrás si no quiere ningún susto. Y es que Nani Roma se ha acomodado en una tercera plaza de la general que, a poco que fallen sus rivales, le puede ser muy beneficiosa. El doble campeón del Dakar en motos y coches acabó el día a 8 minutos y 49 segundos, lo que le ha hecho cruzar la frontera de los 20 minutos con Al Attiyah en la general. Ni mucho menos se puede olvidar de la victoria, máxime cuando el regreso a Arequipa este viernes va a poner en jaque a todos los que hoy han arriesgado, caso de los dos pilotos que le preceden en la general.

Carlos Sainz se mantiene en carrera pese a las dudas con las que acabó la jornada del miércoles. El madrileño, como Giniel de Villiers, se va a convertir el resto del Dakar en un mochilero de lujo para sus compañeros del X-Raid. De Villiers, de hecho, ya tuvo que ayudar a Bernhard Ten Brinke, compañero en Toyota, algo que podría verse obligado a hacer Sainz si alguno de los suyos tiene alguna avería. El bicampeón del mundo de rallies se dejó media hora con el vencedor del día, pero esa ya no es su lucha.

Este viernes se vivirá un día importante en el Dakar. Todos los que lleguen a Arequipa de vuelta de la etapa maratón, en la que no tienen asistencia, podrán decir que tienen buena parte del raid completado, aunque aún queda una semana. Hacerlo bien y llegar razonablemente intactos antes del descanso del sábado será fundamental.

 

Fotos

Vídeos