TENIS | AUSTRALIA

Rafa Nadal destroza a Tiafoe

Nadal celebra un punto. /  EFE
Nadal celebra un punto. / EFE

El balear no tuvo piedad de un inocente rival al que barrió en tres sets y está a dos escalones de igualar a Rod Laver y Roy Emerson

ENRIC GARDINER MADRID.

Es inevitable. Rafael Nadal opta a ganar este Abierto de Australia. Las sensaciones habían sido positivas todo el torneo, pero, ahora que está a solo dos pasos, tras barrer a Frances Tiafoe (6-2, 6-4 y 6-2), cuesta no verle como candidato claro a levantar la copa plateada el 27 de enero.

El tenista balear jugará sus quintas semifinales en Melbourne con el privilegio de, como en 2008 y 2009, llegar a tal instancia sin haber cedido un solo set. Este precedente le reportó su único título en las antípodas, en 2009, mientras que, el año anterior, Jo-Wilfried Tsonga le frenó en semifinales.

Nadal está ya a dos escalones de igualar a los míticos Rod Laver y Roy Emerson como únicos tenistas masculinos en ganar dos veces, como mínimo, los cuatro Grand Slams, aunque lo consiguieron antes del comienzo de la 'era Abierta', por lo que el español se convertiría en el primer jugador en conseguirlo en la edad moderna del tenis.

En su camino a semifinales, Tiafoe no fue más que una ligera modestia, un joven echado para adelante, con arrojo y valentía, pero carente de la precisión quirúrgica con la que Nadal atormenta a la pelota. El estadounidense ya había completado con creces, antes de saltar ayer a la Rod Laver Arena, un torneo espectacular en lo personal para él.

El escollo de enfrentarse a un 17 veces campeón de Grand Slam ya fue demasiado para el americano de 21 años, sobre todo cuando este se puso en modo ofensivo y le vapuleó con 29 golpes ganadores. Solo un momento de duda en el segundo set, cuando Nadal tuvo que salvar dos bolas de rotura, marcaron el punto cumbre de Tiafoe, al que le costó seguir el ritmo de bola y amortiguar las derechas del español.

El adiós de Bautista

La respuesta de Nadal a una posible sublevación fue contundente. Le rompió el saque en sus tres primeros saques de cada set y mantuvo la ventaja para lograr su quinta victoria consecutiva en tres sets y el triunfo más cómodo en unos cuartos de Australia en toda su carrera.

En la penúltima ronda del torneo, el balear se verá las caras con Stefanos Tsitsipas, quien eliminó a Roberto Bautista. La poca gasolina que le quedaba en el depósito a Roberto Bautista se quedó sobre el azul de la pista Rod Laver, que presenció la capitulación del español ante la joven sensación del momento, Tsitsipas (7-5, 4-6, 6-4 y 7-6 (2)), en un encuentro marcado por las remontadas del griego y el patente cansancio de ambos.