Fade plantea destinar ahorros de los asturianos al desarrollo del tejido industrial

El economista asturiano Javier García y María Calvo, vicepresidenta de Fade, durante el acto organizado por la patronal el pasado viernes en el Auditorio de Oviedo. / PIÑA
El economista asturiano Javier García y María Calvo, vicepresidenta de Fade, durante el acto organizado por la patronal el pasado viernes en el Auditorio de Oviedo. / PIÑA

La patronal ve factible reunir veinte millones de fondos privados de los ciudadanos ofreciéndoles incentivos fiscales y una mayor rentabilidad

LAURA CASTRO GIJÓN.

Canalizar los ahorros privados de los asturianos al tejido productivo. Esta es una de las propuestas que pone sobre la mesa la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) para potenciar la innovación y el crecimiento empresarial de la región. Plantea captar «al menos» 20 millones de euros con este sistema y compensar a quienes se decidan a participar en él con incentivos fiscales y más rentabilidad en los ahorros. «La administración está obligada a buscar nuevas fórmulas para financiar programas ambiciosos con recursos públicos tributarios cada vez más limitados», recoge la patronal en su documento de '22 acciones ineludibles para el progreso de Asturias'.

La fórmula no es nueva. La Diputación Foral de Bizkaia ya lanzó esta medida en febrero de este año y se puso en marcha en septiembre. Fue la primera región de Europa en hacerlo. En «apenas 48 horas», según la patronal asturiana, 15.000 ahorradores vascos participaron en este producto de inversión y canalizaron unos 40 millones de euros destinados en exclusiva al fomento de la innovación. Quienes invirtieron en este fondo redujeron su cuota de IRPF en un 15% de la cantidad invertida, que como máximo podía alcanzar los 5.000 euros anuales. «De este modo consiguieron un rendimiento fiscal a sus ahorros a la vez que financian proyectos de innovación de pequeñas y medianas empresas», explicó el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria. Además, de manera pareja, la Diputación aprobó otras medidas en materia fiscal para «atraer empresas». Entre otras varias reducciones en los impuestos de Patrimonio y Sucesiones.

Más información

El método no podría importarse a Asturias de manera íntegra, pues el sistema fiscal del Principado no permite llevar a cabo este tipo de iniciativas. Sin embargo, destaca la patronal, «sí es posible asegurar una rentabilidad al ahorrador y a la vez dotar de más recursos al sistema de innovación regional». A pesar de que esta propuesta no está concretada al detalle, la patronal tiene claro que «el mayor impacto de esta medida no es financiero, sino social», pues «los ciudadanos son los inversores de las propias actuaciones que se hacen para mejorar su tejido empresarial y las oportunidades de empleo en su territorio». No obstante, según explica Fade, este sistema no basta por sí solo para impulsar el crecimiento de las empresas asturianas, por lo que será necesario poner en marcha otras medidas de apoyo.

50 millones más

La patronal asturiana propone destinar otros 50 millones de euros al apoyo de las empresas de la región. Se haría mediante la creación de un fondo de capital riesgo que podría participar de otros fondos privados y que incluirá, además, una parte de asesoramiento especializado para las compañías asturianas.

Desde Fade señalan que una parte importante de las políticas de promoción económicas implementadas en los últimos años en el Principado ponen el foco en la creación de empresas. Algo «sumamente necesario», pero a su juicio «insuficiente a la hora de forjar un tejido productivo más grande, con vocación exportadora y de alto impacto en términos de riqueza y empleo».

Para esto último se necesita, según la patronal, una dotación de instrumentos financieros, incentivos y políticas focalizadas exclusivamente en el crecimiento empresarial. Y es ahí donde nace la propuesta de crear un fondo de capital riesgo.

Plantean que esté gestionado por la Sociedad Regional de Promoción Económica, pero «con criterios de flexibilidad y sin garantías personales a los fundadores». Los 50 millones de este fondo deberán destinarse «exclusivamente a apoyar a empresas asturianas -incluidas las tractoras no multinacionales- con vocación contrastada de crecimiento». Además, tendría participación de otros fondos privados para hacer co-inversiones y su gestora debería financiar actividades de asesoramiento especializado. Asimismo, se plantea «premiar y buscar operaciones que incluyan la absorción y participación de las empresas de crecimiento en otras más pequeñas, con capacidades tecnológicas y de innovación». El objetivo es «arrastrar a las pequeñas para lograr que sean rentables y crezcan de manera rápida».

El Ayuntamiento de Gijón ya puso en marcha su propio fondo de capital riesgo hace varios años, gestionado por Torsa Capital, pero para apoyar proyectos empresariales innovadores. Está dotado de 6 millones de euros y se han realizado financiaciones de entre 100.000 y 750.000 euros. «El Ayuntamiento pone el dinero una vez y no vuelve a tener coste más. El dinero se reinvierte y se sigue ampliando la cartera empresarial de Gijón», explicó en una entrevista con este diario el consejero delegado de Torsa Capital, Jesús Torres García.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/page.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Felcomercio%2F&tabs&width=600&height=300&small_header=false&adapt_container_width=true&hide_cover=false&show_facepile=true&appId" width="600" height="300" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true"></iframe>

Temas

Fade
 

Fotos

Vídeos