El Gobierno y Alcoa estudiarán alternativas sin participación sindical

Jorge Suárez, alcalde de Gozón, asistió a la concentración de los trabajadores de Alcoa celebrada ayer. / TAREK HALABI
Jorge Suárez, alcalde de Gozón, asistió a la concentración de los trabajadores de Alcoa celebrada ayer. / TAREK HALABI

«Espero que no tomen decisiones al margen de los trabajadores porque responderemos», advierte el presidente del comité de Avilés

LAURA CASTRO GIJÓN.

El Ministerio de Industria y Alcoa sellaron ayer la composición de la mesa de trabajo para buscar alternativas al cierre de las plantas de Avilés y La Coruña. Un paso «positivo» para los sindicatos que reclamaban desde el principio la apertura de una vía de comunicación directa entre el Gobierno y la multinacional. Esperaban formar parte activa de esa mesa, pero finalmente tendrán un papel de invitados. Es decir, para asistir de manera presencial a los encuentros entre Alcoa e Industria, deberán ser convidados previamente por el ministerio dirigido por Reyes Maroto.

«Debemos ser parte activa de todas las decisiones que se tomen en esa mesa, ser participantes de pleno derecho», lamentaron desde la federación nacional de Industria de CC OO. En términos similares se expresó el presidente del comité de Avilés, José Manuel Gómez de la Uz, quien consideró que «el Ministerio de Industria podía haber hecho algo más» en esto. Y advirtió: «Los representantes legales de los trabajadores somos quienes al final vamos a decir lo que va a pasar. Que nadie se confunda, no vayan a tomar decisiones al margen de los trabajadores, porque giraremos también y responderemos».

En UGT-FICA, en cambio, están convencidos de que «los sindicatos estarán en las próximas reuniones» y le restaron importancia al hecho de participar como invitados. «Es una mesa de trabajo, donde no se va a votar nada», explicaron. Aseguraron, además, que «velarán» porque las alternativas que se presenten mantengan la actividad y el empleo, independientemente de su papel como invitados en los encuentros que se produzcan entre la multinacional y el Gobierno central.

El lunes arranca la subasta

El próximo lunes Alcoa acudirá a la subasta de interrumpibilidad y lo hará «de buena fe», tal y como manifestó ya en noviembre. Red Eléctrica publicó ayer las bases definitivas de la convocatoria, que tendrá una validez de seis meses -de enero a junio de 2019-. En ella, se contemplan 352 bloques de 5MW (1.760 MW en total) y otros 21 de 40MW (hasta 840 MW).

La principal novedad es que se amplía el número de los más pequeños, pero se reducen los de mayor potencia, que resultan más rentables para la gran industria. Ya en mayo, cuando se celebró la última subasta, se habían sustituido los de 90 MW por los de 40 MW, con el objetivo de aumentar su competencia. Estas condiciones no cumplen las demandas de los sindicatos, la Federación de Empresarios (Fade) ni Femetal, que insisten en la necesidad de poner en marcha un sistema energético estable y duradero que permita a las empresas invertir a largo plazo.

Respecto a la participación de Alcoa en la subasta, la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, le pidió «seriedad» a la multinacional. «El lunes veremos qué se produce, porque sería una prueba importante para el futuro», agregó. Asimismo, la regidora avilesina reclamó a la empresa que aprovechara los encuentros con el Gobierno central para «poner las cartas sobre la mesa» y llegar a una solución conjunta.

 

Fotos

Vídeos