La oferta de vivienda para el alquiler en Asturias se incrementó en 3.000 pisos en un solo año

La oferta de vivienda para el alquiler en Asturias se incrementó en 3.000 pisos en un solo añoGráfico

Los precios en la región están estancados; una casa de entre 70 y 80 metros ronda los 450 euros en Gijón, un 18% más que en Oviedo

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Asturias dispone cada vez de más oferta de vivienda para el alquiler, pero los precios se mantienen en el entorno de los 500 euros de media. Una conclusión compartida por inmobiliarias, estudios diversos y que también se pone de manifiesto cuando se analiza la información que figura en las páginas webs dedicadas a este sector.

El número de viviendas que un potencial inquilino puede encontrar en el mercado asturiano se ha visto incrementado un 23% en el último año. En 2017 salieron al mercado de arrendamiento en el Principado 3.137 viviendas más que en 2016, cuando se alquilaron 13.636, según la base de datos del portal inmobiliario Idealista. La demanda de alquiler se ha disparado en los últimos años por factores como la movilidad geográfica laboral, el cambio en las preferencias de los jóvenes, la bajada de los salarios, los nuevos requisitos impuestos en la financiación de las hipotecas y el alza de los nuevos modelos de familias, diferentes a la tradicional (desde jóvenes que comparten piso, a familias monoparentales, 'singles', separaciones, personas mayores que se trasladan a un piso de alquiler más adaptado a sus necesidades...)

Aunque la oferta de pisos y casas para alquilar sea mayor, los precios no han variado sustancialmente. Una vivienda de entre 70 y 80 metros cuadrados en Gijón puede rondar los 450 euros de media, un precio que en Oviedo baja a los 350 o 400 euros, según las estimaciones de la Agencia Domingo. «La reactivación de Gijón se nota tanto en el alquiler como en la compraventa», explica su gerente y copropietaria, Katia Domingo, que es también presidenta de la Asociación Inmobiliaria de Asturias (Asocias). En cuanto al perfil del arrendatario, apunta a familias con un primer hijo que prefieren esperar a la compra de la vivienda y a personas separadas o divorciadas.

Daniel Pedregal, fundador junto a Katia Domingo de Asocias y propietario de la inmobiliaria Los Arcos, pone el acento en la ubicación de la vivienda a la hora de detallar precios. «Un piso en Nuevo Roces de dos habitaciones cuesta lo mismo que otro con una sola habitación en Viesques, por ejemplo, que ronda los 395 euros. Sobre los 400 euros están pidiendo de media en Nuevo Roces, Roces, Montevil o La Calzada, y a partir de 500 euros en zonas como el centro». Pedregal destaca la mejoría de la vivienda que se pone en alquiler. «Nosotros solo trabajamos con pisos en condiciones. Si no son nuevos, tienen que estar reformados. Hoy el inquilino es más exigente y el arrendatario también. Ya no vale alquilar cualquier casa con los muebles de la abuela. A los clientes les valen los de Ikea, pero piden casas limpias».

Más información

Otra de las tendencias inmobiliarias que detecta Pedregal es «el tirón de Gijón». «Hace años -recuerda- directivos de multinacionales como DuPont, Alcoa o Fluor demandaban vivienda en Oviedo; hoy, abrumadoramente quieren Gijón, incluso trabajadores de las Cuencas o de Avilés». En cuanto al perfil del arrendatario, percibe un aumento del alquiler unipersonal: «personas que buscan independizarse; por temas de separaciones o gente que viene a trabajar a Asturias». Por ello, la demanda se centra en pisos de una o dos habitaciones. También apunta a otro tipo de inquilino en auge: «mayores, de entre 70 y 80 años, que venden su vivienda unifamiliar porque les queda grande cuando se van sus hijos y optan por el alquiler. Les da pena dejar atrás una vida, pero cuando cierran la puerta de su casa se despreocupan de mantenerla caliente en invierno y del cuidado de la finca».

A juicio del propietario de Los Arcos, existe margen para un repunte de precios de la vivienda de alquiler en Asturias, pero los arrendatarios «buscan seguridad. Prefieren cobrar algo menos y tener la confianza de que el inquilino pagará todos los meses y cuidará de la residencia».

Bartolomé Paños, director de la agencia Remax Élite en Gijón, sitúa la horquilla del precio del alquiler entre los 400 y los 800 euros, «porque depende mucho de la zona. En El Llano pueden rondar los 500-600 euros de media, mientras que en el centro ascienden a entre 600 y 800 euros al mes. Y ya en la zona residencial de Somió, Deva o Cabueñes los precios van desde los 1.200 a los 1.600 euros». En cualquier caso, alquilar un piso en Gijón resulta entre un 15% y un 18% más caro que en Oviedo, destaca. A su juicio, el perfil del arrendatario responde, en su mayoría, al de inmigrantes extranjeros y al de jóvenes que buscan independizarse y optan por el alquiler antes de embarcarse en la aventura de una compra.

En cuanto a la rentabilidad del alquiler, la Agencia Domingo la sitúa en torno a un 5% y un 6%, mientras que Remax la eleva a entre un 7% y un 8%.

Inversión

Entre los motivos de que hoy haya más oferta en el mercado, la presidenta de Asocias explica que en los últimos tres años hubo inversores que se decantaron por «no tener el dinero parado en el banco y se decidieron por la compra de pisos, que ahora están poniendo en alquiler». Además, resalta que actualmente hay mayor seguridad y se protege más al arrendatario, lo que anima esta actividad. «Los seguros de protección, que suponen el pago de una renta al año, te cubren el impago de seis meses de alquiler, los daños por actos vandálicos en la vivienda y los gastos de abogado y procurador», expone. Asimismo, la ley ha reducido de cinco a tres los años a que tiene derecho el inquilino a permanecer en la casa arrendada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos