Alcoa y Parter llegan a un acuerdo para relanzar la venta de las plantas de Avilés y La Coruña

La ministra Reyes Maroto, a su llegada a la reunión con sindicatos./Efe
La ministra Reyes Maroto, a su llegada a la reunión con sindicatos. / Efe

El Gobierno defiende que los trabajadores no tienen por qué ratificar la operación, aunque la aluminera insiste en pedir su visto bueno | Se establece el 31 de julio como fecha tope para cerrar la venta de las plantas de Avilés y A Coruña al fondo suizo

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

Alcoa y Parter han llegado a un acuerdo para relanzar la operación de venta de las plantas de Avilés y La Coruña. La aluminera dará de plazo al fondo suizo hasta final de mes para que solucione la supuesta falta de garantías financieras, aunque ambas partes dan la operación por hecha. Esta misma semana se podría firmar ya un contrato. «Hay un principio de acuerdo entre Alcoa y Parter para establecer el tipo de garantías y para trabajar de aquí hasta el 31 de julio para tenerlas en marcha», afirmó el secretario general de Industria, Raül Blanco, que considera que la operación está en un punto «más positivo» de lo que estaba esta mañana.

La multinacional americana insiste, sin embargo, en pedir a los trabajadores que ratifiquen la operación, aunque estos han contado con el apoyo del Gobierno y el director general de Trabajo, presente en el encuentro, ha insistido en que no tienen por qué hacerlo. La plantilla se niega en dar a Alcoa el visto bueno para un proyecto del que desconfían y no conocen los detalles. «Quieren que firmemos para que les lavemos la cara y ante esa postura nosotros nos levantamos de la mesa y se acabó la reunión», han señalado fuentes sindicales a EFE, y hablan de «intento de chantaje» ya que la empresa amenazó con ejecutar el plan social que pesa sobre las dos fábricas de no acceder a ese requerimiento.

Por parte del Principado, Manuel Monterrey se ha manifestado en esa línea al término de la reunión: «Parece que se vislumbra el final del proceso y nos congratularíamos de que, por fin, se cierre con el mantenimiento del empleo y la actividad industrial» y ha insistido en que el 31 de julio supondrá «el cierre del proceso de una forma u otra».

Esa fecha límite ha sido otro de los puntos que se han concretado durante la reunión. Será el tope para cerrar la venta de las plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña al fondo suizo Parter. De no alcanzarse un acuerdo definitivo para entonces, se aplicaría el Expediente de Regulación de Empleo planteado por la aluminera que contemplaba el cierre de ambas plantas.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, participó esta mañana en una reunión con los representantes de la plantilla y afirmó, según fuentes sindicales, en su compromiso de que esta situación «acabe bien» y lo más pronto posible, un aspecto que desde el ministerio matizan y señalan que lo que corresponde ahora es mantener «unidad de acción entre Gobierno y sindicatos».

«Yo no me escondo»

Maroto, que hoy tenía programado un viaje institucional a Marruecos, apareció por sorpresa en el encuentro con el objetivo, en «un momento crucial» del proceso. «Yo no me escondo, doy la cara», les aseguró tras las críticas recibidas en las últimas semanas por la gestión del Gobierno sobre el proceso.

Eso sí, la solución parece que solo pasa por Parter y la necesidad de que el fondo suizo logre las garantías financieras que ahora le exige Alcoa, porque según aseguró la ministra, a día de hoy, Quantum solo se ha postulado por la factoría Avilés, aunque el fondo alemán informó de que había presentado una oferta por las dos plantas.

Los representantes de la plantilla prosiguen ahora reunidos en Madrid con directivos de Alcoa, en un encuentro en el que ya no está la ministra, pero sí el secretario general de Industria, Raúl Blanco. Los sindicatos han reclamado a la multinacional aluminera una nueva prórroga y que se inicie de nuevo el proceso de selección de inversores, puesto que no se fían del proceder de la compañía, máxime cuando apostó por Parter, presionó a los trabajadores para que ratificaran su oferta y, sin embargo, el viernes frenó ella misma la operación al decir que no tenía las garantías financieras necesarias. El objetivo es que se pueda ampliar el proceso hasta el 31 de octubre, algo que permitiría la ley, pero es complicado que Alcoa acepte.

«No se va a reabrir el proceso»

Desde el ministerio, sin embargo, se descarta esa posibilidad. «No se va a reabrir ningún proceso», explicaron a este periódico fuentes gubernamentales, que han insistido en defender que el Ejecutivo siempre ha estado al lado de los trabajadores y, precisamente, si ahora hay una posibilidad de continuidad para las fábricas es por el ejercicio de «coordinación y tutela» ejercido por el Gobierno. «Hay mucho en juego, es la hora de que Alcoa se retrate», señalaron a este periódico esas fuentes, que defendieron también que en todo el proceso han participado todas las partes hasta llegar al preacuerdo con Parter como «la mejor opción».

No obstante, durante su encuentro con los representantes de los comités de empresa, la ministra reconoció que llegó a haber otras ofertas sobre la mesa, que a priori parecían más interesantes que las de Quantum y Parter, pero que no llegaron a fructificar, aunque no conocen los motivos exactos de por qué se retiraron.

Al encuentro, ya sin Maroto, también asisten representantes de Parter que también piden a Alcoa más tiempo para poder hacer frente a sus nuevas exigencias de garantías financieras. Tras tener el acuerdo prácticamente cerrado, la multinacional americana pidió al fondo suizo que, más allá de los avales que había presentado por 30 millones de euros (15 por planta), quería el dinero líquido ingresado en una cuenta, algo que Parter no ha podido cumplir en un periodo tan breve como el que quedaba para que terminara el plazo acordado en el ERE en enero. Los responsables del grupo helvético reclaman, por tanto, una prórroga para conseguir ese músculo financiero, una ampliación temporal que en este caso podría ser de un mes y también critican que Alcoa haya salido con una nueva exigencia a solo 48 horas de que expirara el plazo del proceso.

Noticias relacionadas