UGT pide plan estratégico ante la situación «preocupante» de la industria en Asturias

Jenaro Martínez, secretario general de UGT-FICA en Asturias, durante la rueda de prensa. /EFE
Jenaro Martínez, secretario general de UGT-FICA en Asturias, durante la rueda de prensa. / EFE

Jenaro Martínez traslada un mensaje de apoyo a los trabajadores de Vesuvius. Respecto a la situación de Arcelor, rechaza llevar a cabo movilizaciones mientras se negocia con la multinacional

EUROPA PRESS

El secretario general de UGT-FICA en Asturias, Jenaro Martínez, ha reclamado este viernes la elaboración de un plan estratégico por la industria asturiana, ante la situación «preocupante» y la «incertidumbre» que genera en una región que sin industria «no es nada». En una rueda de prensa, ha reclamado la elaboración de este plan estratégico junto a un pacto de estado por la industria para hacer frente a los problemas «que no son fáciles de solucionar».

En Asturias, ha explicado, existe la «mayor concentración» de industria electrointensiva, con una presencia «muy importante» de industria básica. «Hay elementos que hacen que esta industria se vea seriamente perjudicada», ha advertido, como los costes energéticos, los derechos de emisión, las importaciones de países de fuera de la Unión Europea y el «reto» de la «revolución industrial 4.0».

Preguntado por la situación de la empresa Vesuvius, ha querido mostrar la solidaridad de la Federación con los trabajadores, y ha denunciado la decisión de «cerrar injustamente» la empresa en Langreo y Miranda de Ebro «de manera trilera». Sin la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy de 2012, ha dicho, estas situaciones no se darían así. «Hasta entonces los Expedientes de Regulación necesitaban autorización de la Administración correspondiente, era la Administración la que decidía si autorizaba o no», ha explicado.

Sobre la situación en Arcelor, ha reclamado la aprobación del estatuto para la industria electrointensiva para dar solución a una situación empeorada por la reducción de pedidos, el precio de las materias primas, y «factores estructurales» en los que el Gobierno español y la Comisión Europea deberían «influir». Por otra parte, ha rechazado «afrontar movilizaciones» en este momento en el que se está negociando el convenio colectivo en ArcelorMittal. Se trata, ha explicado Martínez, de «no hacer el juego a la empresa». «No creo que en este momento en el que estamos en medio de una negociación que no se ha roto, y con un ERTE por el que 2.000 personas van a pasar por desempleo temporal, lo mejor sean movilizaciones», ha aseverado, frente a los actos planteados por CCOO.