IU sube el tono contra Barbón, «sumiso a Sánchez», y teme que pacte con Ciudadanos

Ángela Vallina, Cayo Lara y Concha Masa, ayer, en Oviedo. /PABLO LORENZANA
Ángela Vallina, Cayo Lara y Concha Masa, ayer, en Oviedo. / PABLO LORENZANA

La coalición ve margen para el 'sorpasso' a Podemos y se reivindica como fuerza útil frente a la ausencia de propuestas del partido morado

A. SUÁREZ OVIEDO.

IU ha llegado a un punto de hartazgo con el discurso de campaña que enarbola el PSOE, centrado en presentar la opción socialista como único camino posible para evitar un hipotético gobierno de la derecha y para contar con una buena interlocución con Madrid. La candidata de la coalición, Ángela Vallina, criticó que Adrián Barbón se parapete tras ese «discurso del miedo» y agite el fantasma de la ultraderecha, al tiempo que rebatió las bondades de ese supuesto entendimiento entre el político lavianés y Pedro Sánchez. «¿Dónde ha estado esa interlocución al hablar de la descarbonización 'exprés' o de las infraestructuras?», se preguntó Vallina.

Más bien al contrario, la cabeza de lista de IU considera que, por ser del mismo partido, Barbón ha mostrado una actitud de «sumisión» a Sánchez que no ha favorecido los intereses de Asturias. Un discurso que Vallina esgrimió en Oviedo, flanqueada por la candidata a gobernar la capital, Concha Masa, y por un histórico de la organización, el ex coordinador federal Cayo Lara.

Vallina orientó ayer todas las baterías hacia el PSOE, partido con el que pugna por el voto en un mismo espectro político. Y dado que los socialistas juegan sin disimulo la baza del voto útil, decidió responder con la misma moneda y pidió el apoyo para IU porque solo con una organización fuerte que influya decisivamente en las políticas del futuro gobierno Asturias podrá superar «desde la izquierda» el sinfín de problemas que ahora la penalizan.

La candidata castigó además uno de los flancos débiles del PSOE asturiano, la negativa de sus dirigentes a abordar posibles pactos hasta después de las elecciones. Una posición que, a su juicio, deja mucho espacio para la duda y la sospecha. «Barbón debe aclarar su política de acuerdos, si será roja desteñida a naranja o con la izquierda», comentó con ironía en alusión a un posible entendimiento de los socialistas con Ciudadanos que en modo alguno descartó. «Pedro Sánchez ya pactó con Albert Rivera, no sería nada nuevo», apostilló.

Piensan en el seno de IU que, aunque difícil, la hipótesis de un 'sorpasso' a Podemos para convertirse en segunda fuerza de la izquierda tampoco es descabellada. Los asturianos, indicó Vallina, deberían valorar la actitud «responsable» de su formación a la hora de, por ejemplo, sacar adelante presupuestos en Asturias, afeando a Podemos que hasta en tres ocasiones consecutivas bloquease ese entendimiento. «No todo pueden ser críticas, también hay que hacer propuestas», dijo en referencia al proceder del partido morado durante la legislatura.

El papel y el trabajo de IU en Asturias, «sus raíces y su programa», fueron aplaudidos por Cayo Lara, que siempre ha analizado con tono crítico el proceso de confluencia con Podemos emprendido por la dirección de Alberto Garzón. Ayer no fue una excepción. El ex coordinador opinó que esos acuerdos «no han sido justos» con el peso y la trayectoria de IU, que «ha perdido visibilidad» sin merecerlo. Izquierda Unida, remarcó, es garantía de que «no se va a vender humo» frente a otras posibilidades que sí alimentan expectativas difíciles de cumplir y que llevan a la «frustración» favoreciendo, en último término, el auge de la extrema derecha.