De un cumpleaños en Colombres a la votación en una cocina en Somiedo

La jornada electoral se celebra sin grandes indicencias, pero deja anécdotas en Asturias

Un domingo electoral no es un domingo normal, pero menos para aquellos que tienen que formar parte de una mesa. Otra veces son las propias votaciones las que se complican o las circunstancias de cada uno las que ponen cuesta arriba la hora de votar. En Asturias no hubo grandes indicencias a la hora de abrir los colegios y solo dos empezaron después de la hora fijada, en ambos casos por la ausencia de la lista del censo. Sucedió en Oviedo, en el Colegio Público de Buenavista y en el Centro Social de Vallobín, y el problema se subsanó en poco tiempo. En ambos casos se retrasará el cierre para compensar el tiempo perdido en la apertura. En el primer caso apenas serán cinco minutos y en el segundo veinte, lo que le convertirá en el último colegio en cerrar de Asturias, a eso de las 20,20 horas.

También hubo pequeñas incidencias en la constitución de algunas otras mesas, aunque de carácter menor. Una del colegio Prau Llerón, en Mieres, tiene como integrantes a los tres suplentes, ya que no acudió ni el presidente ni los dos vocales, y en Llanes también hubo varios presidentes y vocales que no acudieron a su cita. Según indicaron a EL COMERCIO interventores de diferentes partidos, «nunca antes había faltado tanta gente». En el colegio Peña Tú de la capital hay, de hecho, una mesa compuesta enteramente por suplentes.

En la Casa Rosada de Gijón el problema antes de iniciar la jornada no tuvo relación con la ausencia de los presidentes, vocales o suplentes convocados, sino con el mobiliario. Una mesa ya colocada para el inicio de la jornada electoral se vino abajo, auque se pudo reponer e iniciar la votación sin demoras.

También se registraron algunos incidentes con las papeletas. En El Vallín, de Piedras Blancas, tacos de Vox aparecieron encima de los de Unidas Podemos y hubo quejas por parte de los interventores, y en el colegio Jovellanos, de Gijón, una presidenta de mesa también reprendió a un interventor de la formación de Santiago Abascal por estar «recolocando» las papeletas. No fueron los únicos problemas relacionados con estas o con Vox. La localidad valdesana de Querúas amaneció llena de papeletas con una imagen de Santiago Abascal pidiendo 'vota Vox' y en el colegio Padre Galo, de Luarca, desaparecieron las del PSOE. Finalmente fueron encontradas ocultas entre las de otros partidos.

Otro de los problemas típicos en estas jornadas son desencuentros entre los integrantes de la mesa y los votantes. Esto fue lo que le sucedió al presidente de la de Trevías (Valdés), Mario Menéndez del Fueyo, que tuvo que hacer frente a los insultos de una mujer, que llegó a llamarle «gordo» porque se le impidió votar. «No estaba censada aquí», explicó el afectado. Al parecer lo había hecho hace apenas un mes y no aparecía en el listado. «Esto lo sabe hacer cualquiera», al máximo responsable de la mesa, y amenazó con «volver con la Guardia Civil», mientras salía profiriendo insultos. Una vecina de San Feliz, en el mismo concejo, también vio cómo se le impedía votar. En este caso porque había solicitado previamente hacerlo por correo. En Somiedo, en el pueblo de Éndriga, a falta de lugar social para votar, los vecinos ejercieron su derecho al voto en una cocina. En concreto la de la vivienda de Estrella Vega, presidenta de mesa, en esta parroquia rural de solo doce habitantes. Su casa ocupa el edificio de las antiguas escuelas y, por ello, es el lugar elegido para cada elección.

El que parece ser el incidente de mayor trascendencia de la jornada ha tenido lugar en el colegio electoral San Pedro de los Arcos, en Oviedo. Agentes que custodiaban el proceso, han denunciado a un apoderado de Andecha Astur y candidato al Senado por dicha formación nacionalista por increparles tras exigir a uno de ellos que saliera del local por ir armado. Según ha informado la Confederación Española de la Policía (CEP), la denuncia ha sido presentada por una presunta infracción de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana que puede acarrear una propuesta de sanción administrativa de entre 100 y 600 euros.

Los hechos se produjeron cuando el apoderado de Andecha Astur se dirigió a los agentes «de forma desairada, con malas maneras, y, ante numerosos testigos, con un tono imperativo para ordenar a uno de los agentes que saliera de allí porque iba armado», según la organización. Posteriormente, según el sindicato policial, elevó el tono de voz para alterar el discurrir normal de la jornada electoral y amenazó al agente con denunciarlo y con comunicar esa situación a la Presidenta de una de las mesas. Después de reunirse en uno de los locales habilitados como punto de votación para entrevistarse con la presidenta de una mesa salió «aún más alterado» y volvió a exigir al agente que abandonara el colegio y afirmando que era un «cómplice del fascismo y del franquismo», según la CEP. Al ser requerido para identificarse desveló que era apoderado de Andecha Astur y finalmente accedió a facilitar su documentación tras no hacerlo en primera instancia, asegura el sindicato, que añade que, cuando se le comunicó que iba a ser denunciado, empezó a gritar en medio del colegio hasta que se le pidió que lo abandonara.

Despistes y cumpleaños

Los despistes en la jornada de votación suelen ser habituales. Y en este 28 de abril no iba a ser menos. Desde vecinos que tienen que volver porque se olvidaron en casa el DNI o los que por despiste casi se les olvida ir a votar, «pensé que hoy era sábado y que las elecciones eran mañana», dijo Alfredo Pérez, quien se enteró en un bar de que hoy era la jornada electoral. «Menos mal que me lo dijeron», exclamó tras depositar su voto en la urna, mientras bromeaba con sus vecinos, «quien me vería aquí mañana rodeado de nenos».

La ribadedense Mayka Fernández no olvidará este día. Le ha tocado ser vocal de una de las mesas del colegio de Colombres, precisamente, en su cumpleaños, Para celebrarlo, el alcalde, Jesús Bordás, junto a varios ediles y vecinos la sorprendieron llevándole una bandeja de pasteles en la que no faltaban las velas por sus 43 años. Todos los presentes en ese momento en el colegio no han dudado en entonar el 'Cumpleaños feliz'. «No me lo esperaba, pero estoy muy agradecida», señaló, e indicó que es la primera vez que le toca formar parte de una mesa electoral. «Es una forma diferente de pasar mi cumpleaños y por suerte estoy rodeada de muy buena gente», indicó.

También se mostró sorprendida Dolores García, de La Franca, quien se encontró con la celebración cuando se disponía a ejercer su derecho al voto. «Llevo muchas elecciones encima y nunca había visto nada igual», reconocía. Se da la casualidad de que en el colegio estaba presente la hija de la homenajeada, Mayka Rodríguez, quien a sus 18 años votó hoy por primera vez. «Tenía clarísimo que iba a venir y también para quién iba a ir mi voto», aseveró, y recalcó la importancia de que los jóvenes como ella participe en los comicios. «Es fundamental, tenemos que ir a votar todos», apostilló.

También la treviense Ainara Álvarez García recordará que cumplió 18 años el día de las elecciones generales de 2019. Ha ido a votar acompañada de sus padres. «Es un buen regalo de cumpleaños», dijo esta joven quien, en un primer momento, cuando Pedro Sánchez convocó las elecciones de manera anticipada, tuvo dudas si podría o no ejercer el voto por la coincidencia de la fecha: «Hasta que no me llegó a casa la tarjeta censal no me lo creí», ha confesado.

A pesar de su juventud, ha asegurado que «tenía claro» el sentido de su voto. «Es una gran responsabilidad decidir algo tan importante», dijo esta tras introducir sus votos en las urnas. Lo hizo entre felicitaciones del presidente de la mesa del colegio San Miguel de Trevías, Mario Menéndez del Fueyo, y por todos los presentes, que le dedicaron un fuerte aplauso tras introducir en la urna su voto.

También entre papeletas ha celebrado su cumpleaños el coordinador político de Somos Oviedo, David Acera, quien ejerce como apoderado de Unidas Podemos y también celebra su aniversario en un colegio electoral.

Ainara Álvarez vota por primera vez en el colegio electoral de Trevías (Vadlés).
Ainara Álvarez vota por primera vez en el colegio electoral de Trevías (Vadlés). / D. S. F.

Por su parte, Laura Martínez, vocal de mesa en Ovín (Nava), pasa la jornada junto a su hija de once meses, aún lactante, ya que la legislación no permite a las madres que amamantan más allá de los nueve meses quedar exentas de ser parte de la mesa.

Nunca se es demasiado mayor para dejar de ir a votar. Es el caso de María del Carmen Parrondo, vecina de Llendecastiello en Valdés, que a sus 96 años, acudía esta mañana en compañía de su hija a votar al colegio de Trevías. «Yo siempre voté», dijo matizando que en la época franquista no se podía. Por eso a pesar de su edad, se siente orgullosa «de poder elegir el futuro de mi país». Parrondo se mostró preocupada por la situación política actual que «está revuelta», señaló dejando claro que, «no me gustan los extremos, sean de izquierdas o de derechas».

Sin embargo, para Juan José Canal Corral, apesar de sus 84 años, la de hoy fue la primera jornada electoral en España. Este emigrante retornado de Miami pudo ejercer su derecho en numerosas ocasiones en Estados Unidos, pero nunca en la 'madre patria' pese a ser español. Hoy se mostraba «muy feliz» mientras depositaba sus papeletas en las urnas del colegio electoral de Colombres (Ribadedeva). «Llevaba años deseando hacerlo», aseveró. Informa Lucía Ramos

También ha habido casos que destacan por todo la juventud. El gijonés Jaime Grande Palacio, que ahora vive en Luxemburgo, pudo votar el pasado viernes en la embajada de ese país cuando aún tenía 17 años. Hizo los 18 ayer sábado. Es la primera vez que vota y lo hizo en la embajada española de un país extranjero.

Más información