«Ahora tenemos recursos, podemos recuperar la inversión y los servicios»

El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, ayer sonriente en su despacho. / JESÚS MANUEL PARDO
El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, ayer sonriente en su despacho. / JESÚS MANUEL PARDO

Aníbal Vázquez, alcalde de Mieres por Izquierda Unida: «Hemo s logrado una victoria histórica (15 ediles de 21). Estamos muy orgullosos del respaldo, pero eso nos obliga a trabajar más»

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Hay que retroceder hasta principios de la década de los ochenta del siglo pasado: el Partido Socialista obtuvo en los segundos comicios municipales tras la Transición un total de 14 concejales de una Corporación que, entonces, era de 24. Era el techo. En 2011, Izquierda Unida lograba su mejor resultado, 10 concejales de 21, ya que el Pleno es menos numeroso desde 2003 por la pérdida de población. En 2015 el cabeza de lista de la coalición ya lograba una holgada mayoría absoluta con 12 ediles en su segundo mandato, pero en la cita electoral del domingo IU batió todos los récords y sus mejores previsiones: quince ediles y más de 11.400 votos. El segundo partido, el socialista, logró cuatro con algo más de 3.500 sufragios. El PP se queda con tres (2.033 papeletas). Podemos pierde representación (tenía dos asientos).

-Es una victoria histórica.

-La verdad es que sí. Yo no sé si con el tiempo se podrá repetir un resultado de esta magnitud. Hay un elemento a tener en cuenta, que es la atomización política, algo que no sucede en este concejo; hemos quedado tres partidos. Es para sentirse muy orgulloso de que los vecinos mantengan este respaldo. Esto lo que nos hace es obligarnos a trabajar todavía mucho más.

«Hay que crear una mesa de diálogo con la ministra para abordar la transición energética» «Creo que Barbón será sensible con las cuencas, defendimos este territorio juntos»«El campus tiene que dotarse de contenido, y el primer paso es el grado de deportes» «Hemos licitado inversiones por diez millones, y las obras se van a multiplicar»

-¿Quedan ya lejos aquellos primeros meses de 2012 y sus políticas obligadas de ahorro?

-Sí, porque fueron tiempos muy duros, desde el punto de vista político y también personal. Pero ahora se nos presenta un nuevo mandato con otras expectativas muy distintas. Hay un punto de inflexión, se recupera la senda de la inversión y de mejorar los servicios a los ciudadanos. Se abre un periodo, como mínimo, ilusionante. Tenemos recursos. En lo que llevamos de año hemos licitado obras por más de cuatro millones de euros y todavía hace poco que aprobamos inversiones por otros seis millones. Y eso se va a multiplicar año tras año: tenemos que resolver problemas que vienen de atrás y trabajar en esa dirección.

-¿Le llama la atención que con una victoria tan abultada en las municipales sea el PSOE la lista más votada para el Principado en el concejo?

-No, eso siempre ocurrió, porque los comicios locales tienen otros componentes que no tienen los regionales o nacionales. Depende mucho de la persona.

-¿Se tiene que abrir un periodo de reflexión en IU ante el resultado regional?

-La dirección regional analizará este resultado, pero sin dramatismos. El trabajo de todos es seguir trabajando para lograr mas representación, una presencia fuerte para poder condicionar al Gobierno de Asturias.

-Las prioridades ya las ha avanzado: desarrollar el campus universitario de Barredos y abordar una transición energética justa.

-Tenemos que comprometer una mesa de negociación entre los alcaldes de los territorios mineros y la ministra de Transición Ecológica (la socialista Teresa Ribera). Hay que comenzar a hablar de proyectos concretos, hace falta un foro donde se estudien nuestra potencialidades y, sobre todo, hay que fomentar la creación de empleo. Los otros problemas, ya los resolvemos nosotros, como el arreglo de una acera o mejorar la luz pública. Hay que comprometer a las administraciones estatal y regional para que estos territorios sean un objetivo claro. Pero lo primero que hay que hacer es coordinarnos entre los alcaldes. Se trata de la última oportunidad para hablar directamente porque se han aplicado políticas que han cambiado por completo estos municipios. Ha desaparecido la industria de la extracción del carbón, llega el cierre de las térmicas... el modelo energético en el país es otro. El Gobierno dice que va a apostar por ese otro modelo, pero para eso tiene que hacer inversiones y nosotros tendremos que orientarlas a la creación de empleo.

-¿Cree que Adrián Barbón va a ser más sensible con esta preocupación?

-Creo que sí, porque primero fue alcalde de Laviana y porque esto también lo peleó él en el seno de la Asociación Española de Comarcas Mineras (ACOM). Es un objetivo que defendimos de forma conjunta.

Futuro organigrama

-¿Considera esencial la implantación del grado de deportes en el campus de Mieres?

-El propio rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, ya dejó una puerta abierta a esta posibilidad cuando estuvo aquí la última vez, hace pocos días. No hemos cambiado un ápice en este sentido, estos estudios tienen que tener su sede en Mieres. No queremos compartir el grado con otra ciudad por equilibrio territorial; no hay un solo grado compartido. De todas maneras, esta consecución tendría que ser solo un primer paso para dotaral campues de más contenido. Mieres tiene que tener el papel para el que fue creado, el elemento estrella de la reconversión minera. Pero también vamos a ser inflexibles con el desarrollo del polígono industrial de Reicastro (propiedad de Hunosa) que tiene que ser usado para la creación de empleo.

-¿Ya tiene configurado el equipo de gobierno?

-No. Tenemos que ver el reparto de tareas. Lo iremos viendo con el partido pero la idea es mantener la actual estructura, con cuatro grandes áreas de gobierno de las que dependen las demás. Aquí siempre trabajamos de forma transversal, no hay ediles que trabajan por libre. Hay gente que continuará como lo está haciendo hasta ahora.

-¿Se mantiene por tanto la confianza en quienes son los principales pilares?

-Por supuesto, está ahí el vicealcalde, Manuel Ángel Álvarez, que lo va a seguir siendo; Delia Campomanes, concejala de Urbanismo, está haciendo un trabajo estupendo; lo mismo que Juan Ponte en Cultura y Empleo y Teresa Iglesias en el área de Derechos Sociales. Hay que configurar la nueva realidad que tenemos porque puede haber más variantes. Se va a definir de forma rápida.

-¿Ha hablado con su anterior compañero en el primer mandato, Juan José Menéndez, quien promovió una candidatura independiente para estas elecciones que se cayó por la polémica de los pasquines contra usted?

-Yo solo puedo decir que he presentado una denuncia por las injurias. Hay que esperar a que la Policía haga su trabajo. Yo emprenderé acciones legales cuando tengas esas conclusiones. Con Juanjo no he hablado, había una relación personal que quedó tocada y hundida. Comprenderá que la situación después de este tema tira por tierra los puentes que podía haber.