«Negociaré con la izquierda, pero puedo ser alcaldesa sin la mayoría absoluta»

Ana González, ganadora de las elecciones municipales del domingo, pasea por los soportales de la plaza Mayor. / ARNALDO GARCÍA
Ana González, ganadora de las elecciones municipales del domingo, pasea por los soportales de la plaza Mayor. / ARNALDO GARCÍA

Ana González Candidata del PSOE a la Alcaldía de Gijón«Gijón es una ciudad progresista y abierta. Me sorprendió gratamente la polarización en las urnas entre el PSOE y el resto»

IVÁN VILLAR GIJÓN.

«Nunca abracé ni besé tanto en mi vida», apuntaba Ana González en referencia a la noche del domingo, en la que los votos de casi 47.000 gijoneses la colocaron a las puertas de la Alcaldía de Gijón. Ayer, tras la resaca de la fiesta, volvió a su trabajo como profesora de Literatura en un centro de educación de adultos, para el que había solicitado una excedencia durante la campaña. Continuará dando clases hasta mediados de junio, cuando con toda probabilidad le tocará tomar las riendas de la ciudad.

-¿Se siente alcaldesa o en política no se puede dar nada por sentado?

-Sinceramente, me creo alcaldesa. Aunque no he conseguido la mayoría absoluta, los resultados son rotundos. Y la diferencia entre las 11 concejalas y concejales del PSOE y los cuatro del segundo señala claramente qué quiere la ciudadanía.

«Los gijoneses le han dicho con claridad a Foro que esto era un horror y había que cambiarlo» «Podemos paga el recibo de que su opción fuera ir contra el PSOE. Debió pensárselo»«Hablaré con todos los partidos, menos con Vox. Lamento su entrada en el Pleno» «Moriyón es alcaldesa hasta el 15 de junio, pero que no apruebe contratos sin consenso»

-¿Preveía una victoria tan holgada?

-Siempre pensé que íbamos a sacar diez, con lo cual mejora mis propias expectativas. Quiero dar las gracias a los miles de gijoneses que han confiado en nuestra candidatura y en nuestro proyecto.

-¿Cómo interpreta el resultado?

-Esta es una ciudad progresista, abierta y limpia, en el más amplio sentido de la palabra. Y de nuevo el PSOE y Gijón nos hemos reencontrado. Antes incluso de empezar todos estos procesos políticos, cuando paseaba por la calle junto a Paz (Fernández Felgueroso) siempre me admiró cómo la gente la paraba, la llamaba alcaldesa y le decía cómo la echaban de menos a ella y a un Gijón que era producto de un proyecto y de una ideología, la del PSOE, que es la unión de socialismo y feminismo. Creo que es lo que hemos vuelto a encontrar para la ciudad y lo que la gente ha visto en nuestro proyecto.

-Como alcaldesa, ¿pretende identificarse con Fernández Felgueroso? ¿usarla de modelo?

-Identificarme no, porque cada persona es única y Paz lo es además de manera singular. Ojalá tuviera algunas de sus características. Pero sí fue un modelo de gestión y de proyecto de ciudad, y me gustaría coincidir en esa idea y en ese tener siempre una mirada para las necesidades de Gijón.

-¿Le sorprendió el resultado del resto de partidos?

-Me sorprendió gratamente que al final hubiera una polarización tan clara entre el proyecto del PSOE y el resto. Por una cuestión que podríamos definir como 'nostalgia romantico-histórica', sí me hubiera gustado que IU tuviera un poquito más. Aunque es cierto que vivió un marasmo de confusión: ahora con estos, ahora solos, ahora cambio de nombre... El resto de resultados creo que responden a la situación política y, lo que es más importante, a la acción política de cada partido.

-¿Y la caída tanto de Foro como de Podemos?

-Al final tiene que ver con su alianza, porque aunque no les guste reconocerlo fueron aliados. Foro lo que ha hecho es rendir cuentas de su mala gestión. Los gijoneses le han dicho claramente que esto era un horror y que había que cambiarlo. Y Podemos paga el recibo de que su opción política fuera ir contra el PSOE por una polarización personal equivocada y absurda en política que le llevó a apoyar al partido de Álvarez-Cascos. Y no una, sino dos veces. Porque cuando tuvieron posibilidad de rectificar con la moción de censura volvieron a primar intereses partidistas. Se lo tenían que haber pensado con más detenimiento y haber superado fobias infundadas.

-¿Qué opina de la entrada de Vox en la Corporación?

-Lamento profundamente que lo haga. La ultraderecha defiende todo lo que yo combato desde hace muchos años: la xenofobia, el racismo, la desigualdad entre hombres y mujeres, una sociedad que no tenga derechos sino privilegios para unos pocos... Es un partido que nos retrotrae mucho tiempo atrás. No puedo felicitarme de que haya personas en Gijón que se identifiquen con esa opción política.

Ámbito ideológico

-Su partido suma mayoría absoluta tanto con Podemos como con Ciudadanos. ¿Qué le une y qué le separa de cada uno de ellos?

-El PSOE es un partido de izquierdas, socialdemócrata y feminista. Ese es nuestro ámbito ideológico y donde nos sentimos con comodidad. Por tanto, es donde vamos a explorar las posibilidades. De todas maneras, se puede ser alcaldesa sin tener mayoría absoluta y es otra opción que también hay que explorar. No me estoy inclinando de momento por una u otra, solo digo que hay esas dos posibilidades y que nadie lo puede olvidar.

-¿Hablará con los dos partidos?

-Yo voy a hablar con todos los partidos excepto con Vox, con los que no voy a perder el tiempo. Pero es evidente que negociar no voy a negociar con todo el mundo. Y, lógicamente, mi primera opción de exploración tiene que ver con el lado ideológico al que pertenecemos mi partido y yo.

-Entonces negociará antes con Podemos.

-Negociaré con la izquierda.

-¿Solo sobre programas o también sobre puestos en el gobierno?

-De momento, habrá que tener una primera conversación para ver cuáles son los planteamientos. Aunque insisto en que las dos posibilidades que existen para ser alcaldesa están sobre la mesa y en que nadie puede olvidar la gran distancia que hay entre el PSOE y las otras opciones políticas. En estas elecciones ha habido un 'sí' y varios 'noes'.

-¿Cuál es la probabilidad de un gobierno monocolor?

-No lo sé. Porque diciendo lo anterior, tampoco es que esté cerrada. Habrá que esperar a que se produzcan las conversaciones y también debemos hablarlo en el partido, fijar una estrategia... No soy la única que decide, pertenezco a una organización.

-¿Se sienten legitimados para gobernar en solitario?

-Sí, por supuesto.

-Al margen de lo que ocurra con el gobierno, ¿garantiza la presencia del resto de partidos en órganos como los consejos de las empresas municipales?

-Cuando entré como concejala en el Ayuntamiento, en el primer mandato de Foro, nos negaron toda esa representación al PSOE. Yo no seré así. Respeto profundamente la decisión de los ciudadanos, que creo que tiene que tener reflejo en todos los sitios.

Lea la entrevista completa en Kiosko y Más