Lastra anuncia que el área central tendrá su primera estructura en octubre

Fernando Lastra interviene en el Fórum EL COMERCIO para desgranar el plan del área central de Asturias
Fernando Lastra interviene en el Fórum EL COMERCIO. / Damián Arienza

«Sin una definición jurídica no podemos captar ayudas de la UE», apunta en el Fórum EL COMERCIO | Abrirá la participación a más ayuntamientos, empresarios y sindicatos

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

El Principado tiene un plan para constituir un área central antes de que termine la legislatura y el consejero de Infraestructuras, Ordenación Territorial y Medio Ambiente, Fernando Lastra, lo acaba de confirmar en el Fórum EL COMERCIO, que organiza este diario en colaboración con el banco SabadellHerrero y al que asistieron numerosos alcaldes, concejales y empresarios de la región. «Nos hemos puesto un calendario, en octubre tendremos una propuesta de gobernanza y delimitación, esto es, el perímetro de los concejos que voluntariamente conforman parte de ella», indicó. Dar ese paso, constituir formalmente este espacio de coordinación entre administraciones, permitiría «presentarse con proyectos con capacidad de financiación de la Unión Europea». Se trata por tanto de «una de las discusiones más serias que tenemos por delante porque sin una definición jurídico-formal no podemos estar en esa situación», apuntó. La meta es «dejar un instrumento creado para la legislatura siguiente».

Un equipo liderado por el profesor de la Universidad de Oviedo, Fernando Rubiera, está perfilando la forma jurídica de esta estructura, respaldo legal que huirá de la fórmula prevista en la Ley de Bases del Régimen Local. Esta norma «está obsoleta, impone el área metropolitana de forma obligatoria, por ley de la Junta General, de forma jerárquica y sin presencia del Principado», condiciones todas ellas que a su juicio están detrás de los fracasos en los anteriores intentos de conformar esta estructura. «Creo que no tuvieron éxito por mantenerse en la ortodoxia de esa ley», comentó. El consejero confió que identificar la solución para desbloquear el proyecto fue precisamente una de las prioridades que le puso el presidente, Javier Fernández, cuando le nombró consejero hace ahora un año. «Malditas las ganas que tenía», confió.

En su lugar, la propuesta que impulsará el Principado en octubre es la de un área metropolitana «con un doble órgano; uno de carácter consultivo y asesor, el otro decisorio y con competencias». En ese primer círculo de debate se contará «con la participación de los agentes sociales y empresariales». Este camino lo está iniciando la administración regional debatiendo con los alcaldes y ediles de seis concejos definidos como «el núcleo primacial», pero a partir de octubre la idea es incorporar a otros municipios del área central, entre los que ya se cita a Llanera. El consejero instó a no abrir una pelea entre territorios que entran formalmente en esta estructura y quienes se quedan fuera. «Es una visión extraña que se pueda llevar a cabo un proyecto metropolitano y se empiece a ver a quién perjudica, en lugar de a ver a quién beneficia», reflexionó. «No se puede plantear el desarrollo del área en términos tan mezquinos de política de mesa camilla; merece la pena que los debates políticos eviten este tipo de insidias. El área metropolitana beneficiará objetivamente a toda Asturias», aseguró.

¿Cómo seguir avanzando mientras los alcaldes de Mieres y Langreo siguen sin asistir a las reuniones en protesta por la ubicación del Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, reclamado por los campus de Barredo y Gijón? «Hay que ser pacientes, moderado y comedido», replicó el consejero. «No es culpa del área central que tengamos que discutir dónde se pone una titulación universitaria, primero porque el área central aún no existe, y segundo, porque aunque existiera, no habría que atribuirle la solución a estas cuestiones», expuso. A su entender el foro metropolitano puede debatir cómo impulsar este o aquel campus, pero la decisión sobre las titulaciones corresponde a la propia Universidad.

Para que el asunto no se quede en las musas de administraciones y políticos, en paralelo a la discusión sobre la gobernanza se avanza en un plan de movilidad que potencie el uso del transporte público. «En cinco años la industria de los vehículos va a cambiar más que el último siglo, según la presidenta de General Motors; el presidente de Tesla está avisando de que en 20 años será tan exótico comprar un coche como comprar un caballo», evocó. Con la idea de adelantarse a esos acontecimientos, el consejero desveló las reivindicaciones que piensa trasladar al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con el que reconoció, no había podido hablar todavía. La semana pasada el titular de obras públicas anunció que haría un plan nacional de cercanías, proyecto al que quedaría supeditado el programa que su predecesor elaboró junto al Principado y que detallaba una serie de mejoras valoradas en más de 600 millones. Lastra en cambio reclamará que esa siga siendo la hoja de ruta en la región. «Tenemos un plan, o lo teníamos, en el que reconozco que participamos y se incorporaron algunas cuestiones a nuestra iniciativa, como por ejemplo el nudo de Villabona», declaró. «El plan fue presentado, se le anunció calendario y financiación, y era a satisfacción del Principado, los ayuntamientos y las organizaciones sociales y empresariales», defendió. «Eso es como estaba y debería llevarse a cabo así porque la situación de nuestras cercanías es muy crítica y necesita actuaciones de carácter inmediato; es la tesis que mantengo, que haya una respuesta inmediata», situó.

También formará parte de sus solicitudes que el Gobierno de la nación aporte cinco millones al Consorcio de Transportes de Asturias, al que por ahora no cede un euro, a diferencia de los entes homólogos de Barcelona, Madrid y Valencia. «No es mucho dinero para el Estado y nos permitiría dar un paso de gigante en nuestra política de transporte público; hasta creo que llegué a ofrecer al ministro poner su foto en todos los autobuses si nos los daba, no me hubiera importado», ironizó. El caso es que esta competencia no está en Fomento, «se ha protegido trasladándola a Hacienda, pero mantengo la idea de reclamarlo», avanzó.

También se refirió Lastra a la ZALIA y Sogpesa como dos herramientas del proyecto metropolitando. Sobre la última reconoció que al poco de llegar al departamento la vinculó al área central «y pagamos las consecuencias, por lo que ahora voy a ser un poco más comedido». En ese sentido sostuvo que la empresa público-privada tendrá un papel activo como asesor en la ordenación «cuando se convierta en un instrumento cien por cien público». El consejero entiende que las limitaciones que impone la UE al funcionamiento de Sogepsa «hacen inoperante la participación privada». De ahí que «lo lógico es que se convierta en un instrumento cien por cien público, teniendo en cuenta que si no existiera Sogepsa, habría que crearlo. ¿Por qué íbamos entonces a prescindir del conocimiento acumulado, su experiencia y los buenos profesionales que tiene? Puede tener un papel asesor del área central una vez se transforme», anotó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos