https://static.elcomercio.es/www/menu/img/bodega-vinos-desktop.jpg

«Aún hay quien piensa que el vino verde tiene ese color»

Nuno Filipe Martins Canelas, con una muestra de sus productos./
Nuno Filipe Martins Canelas, con una muestra de sus productos.

Los portugueses aún detectan bastante desconocimiento sobre su país pese a su empuje turístico y su gran fama gastronómica

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Se casó con una gijonesa y dejó su Alenquer natal –a 45 kilómetros de Lisboa– por amor. Nuno Filipe Martins Canelas lleva diez años en la villa de Jovellanos, donde se lanzó a la aventura de promocionar su país. Montó una empresa dedicada a la comercialización de productos típicos portugueses en 2013. Empezó abasteciendo de vino verde a bares y restaurantes y hoy en día, Vinos y Delicias Canelas ya tiene tienda 'online' para llegar a todos los públicos y ha sumado a su oferta ginjinha, patés y conservas de bacalao, entre otras cosas.

Portugal, ¿por qué no?

«Cuando llegué a Gijón empecé a trabajar en una cosa que nada tenía que ver con la alimentación. A los tres años, al ver que la gente le tenía un cariño especial a Portugal y a su gastronomía, empecé a darle vueltas a la opción de acercar, por un lado, y dar a conocer, por otro, algunos de sus productos más típicos. En 2013, monté Vinos y Delicias Canelas. Fue arriesgado, pero con sacrificio y esfuerzo lo voy llevando. No dejo de ser un pequeño distribuidor con una cartera de 70 establecimientos hosteleros y hace dos años abrí la tienda 'online' para dar solución al ciudadano de a pie. Tengo clientes, además de en Asturias, en Alicante, Madrid, Murcia y Cataluña».

Blancos y tintos

«Ver el gusto que había por Portugal, en donde el turismo, sobre todo español, no deja de crecer, me animó a lanzarme a la aventura. Conocí mucha gente que había estado en mi país y quería conseguir en Asturias lo que había catado allí. Empecé trabajando con vinos porque pensé que era lo que más salida podía tener. Me presentaba en negocios hosteleros y en algunos me respondían que solo servían tintos y blancos, que no querían verde; ¿con qué uva se creen que está hecho el portugués? Hay dos tipos de hostelero: el que se mantiene siempre igual frente al que busca cosas diferentes. Me encontré, y aún me pasa, con gran desconocimiento. Hay quien piensa que el vino verde se llama así por su color, cuando es el nombre de la Denominación de Origen. Trabajan diferentes tipos de uva, la más conocida es albariño».

Cuestión de nombres

«Me sorprenden quienes dicen que no quieren vino verde porque les gusta más el albariño gallego, el de la DOP Rías Baixas... No saben que la uva que trabajan ambas zonas es la misma. El río Miño es la frontera natural que las separa, pero los suelos y el clima son exactamente iguales. Varía la forma de trabajar de cada bodega y el nombre bajo el que se enmarcan sus productos. La zona de la DOP Vinho Verde comprende entre los ríos Duero y Miño y la cuna idónea es la subregión de Monção y Melgaço. De hecho, dentro de la DOP hay un distintivo específico para esta. Una particularidad de los vinos portugueses es que tienen que especificar claramente las variedades de uva trabajadas, mientras que los de las Rías Baixas ya se consideran albariños si tienen, al menos, un 80% de este tipo».

Beber y comer

«Tras trabajar un tipo de vino verde y ver que funcionaba, decidí incluir otro de la misma bodega, un Solar de Serrade que pasa nueve meses en barrica. Lo siguiente fue trabajar uno del Douro y, poco después, llegó el turno de vinos más fuertes, con más carácter y alcohol: entraron en juego los vinos de Alentejo, obtenidos en una zona mucho más fría en invierno y calurosa en verano. Finalmente, entraron los Dão, Oporto, moscatel y la ginjinha, el licor de guindas portugués, algo que quisiera haber tenido desde el principio. Tal muestra se combinó con comida: patés, conservas de bacalao... Todos los productos fueron escogidos por hosteleros de Gijón en una cata».

Maridaje asturiano

«Intenté introducir en Asturias quesos portugueses, pero desistí porque no tuvieron buena acogida. Es normal porque estamos en una región con muchos tipos de quesos de gran calidad. A la hora de aunar productos portugueses y asturianos, tomar un buen vino verde con pescado del Cantábrico es una maravilla. Se me ocurre por ejemplo un buen arroz con rape o una dorada o, si nos vamos al marisco, maridarlo con percebes u oricios. El licor de guinda y el vino de Oporto yo lo serviría acompañando, precisamente, una tabla de quesos asturianos. Soy muy partidario de hacer catas y cenas temáticas para dar a conocer los productos portugueses y ponerlos para lograr la sinergia perfecta con los de aquí».