https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Joseba Arguiñano: «Me crié entre fogones»

Joseba Arguiñano posa con su padre, Karlos, con quien compartirá los mediodías en la cadena de Atresmedia. /RC
Joseba Arguiñano posa con su padre, Karlos, con quien compartirá los mediodías en la cadena de Atresmedia. / RC

Joseba Arguiñano acompaña ahora a su padre en 'Karlos Arguiñano en tu cocina' (Antena 3). «Estar con el aita en casa enseñando a cocinar cosas sencillas y saludables me parece algo maravilloso»

JULIÁN ALÍA

Después de toda una vida viéndolo por la tele, además de en casa, ahora Joseba Arguiñano (Zarautz, Gipuzkoa, 34 años) está mano a mano con su padre Karlos frente a la cámara. El menor de los cinco hijos varones del veterano y televisivo cocinero ya había debutado en la televisión vasca, como hizo su padre antes de que él cumpliese cinco años, pero desde esta semana lo hace a nivel nacional con 'Karlos Arguiñano en tu cocina', que hoy emite Antena 3 a las 13.15 horas. Joseba comenta que con «el aita simplemente estamos haciendo lo de siempre: platos sencillos y fáciles para los que les gusta comer bien y tienen poco tiempo», porque «la comida rápida no tiene por qué ser comida basura».

– ¿Cómo surgió esta posibilidad?

– A raíz de que hace dos años empecé a hacer unas recetas de pastelería en la televisión, y el año pasado un par de programas en la televisión vasca ('Historias a bocados' y 'Escapadas con Joseba Arguiñano'). Hicimos una temporada buena, y me llamaron para preguntarme si me parecía bien hacer esta historia. Y cómo no. Estar con el aita en casa y enseñando a cocinar cosas sencillas me parece maravilloso.

– La cocina es algo que ha estado muy presente en toda su vida, claro.

– Por supuesto. Yo me he criado entre fogones. Es algo que hemos mamado en casa desde siempre. Al acabar el cole, estudiamos cocina, e incluso antes de terminar ya habíamos pasado algún verano o primaveras por la cocina. También fines de semana, ayudando con el botillero, con los 'pintxos'… Es algo en lo que veía que tenía mano y que las cosas que hacía gustaban a la gente. Le vas cogiendo el gustillo, ves que vales para eso, y poco a poco te haces cocinero. Esa ha sido mi andadura, aunque yo me orienté más a la pastelería. Me fui a Barcelona a aprender, a Francia… abrí mi obrador, y ahora estoy también con esto en la tele.

– No es el único de la familia que ha seguido los pasos de su padre.

– Somos cinco hermanos y una hermana, que es la pequeña y ha estudiado más que todos los hermanos juntos. A nosotros, al no ser muy buenos estudiantes, nos ha tocado trabajar en casa, y somos los cuatro los que estamos a tope con la hostelería.

Siempre en la tele

– ¿Seguían el programa en la televisión?

– De pequeños sí que lo veíamos a la hora de comer. Pero después tampoco le hemos hecho ningún seguimiento total, claro. Desde que tengo uso de razón el aita ha estado en la tele. Es algo que siempre ha estado ahí y que hemos visto como normal. Además, como hemos trabajado en la hostelería, a esas horas hemos estado trabajando los últimos quince años.

– ¿Ya era suficiente con tenerlo en casa?

– Eso es. Ya estamos hartos de escucharle en casa (risas). No es por eso, claro. Harto no es la palabra, pero al final es lo que has tenido durante toda la vida, y a lo mejor, por desgracia, no lo valoras tanto o igual no le haces tanto caso.