Los futuros Reyes de Europa

Los futuros Reyes de Europa

La infanta Leonor encabeza, con 9 años, una nueva generación de herederos que están destinados a dirigir los principales reinos del Viejo Continente. Los últimos en llegar son Jaime y Gabriela, los esperados gemelos de Alberto de Mónaco y Charlene

VIRGINIA MELCHOR

Son niñas y niños aunque a veces parezca que la infancia les ha sido robada. Serán reinas y reyes, un futuro que condiciona su presente. Han aprendido a posar demasiado jóvenes y sus gestos, sin juguetes en los que distraerse, son escrutados con un rigor que choca con sus rostros infantiles. Ser princesa o príncipe no es un cuento de lectura fácil para los protagonistas de estas historias.

Cuando la infanta Leonor ocupe el trono, habrá otras cuatro herederas en Europa: Elisabeth en Bélgica, Catherine en Holanda, Ingrid en Noruega y Estelle en Suecia. Con educación protocolaria y exquisitos modales -todas ellas formadas en colegios públicos a excepción de Leonor-, están destinadas a dirigir los principales reinos del Viejo Continente. Serán las Reinas del siglo XXI. Claro que también hay varones, aunque menos: el pequeño Christian de Dinamarca, Jorge de Cambridge y Jaime de Mónaco.

Leonor, la alumna aplicada

Leonor, a la izquierda, junto a su hermana Sofía. / EFE

La infanta Leonor de Borbón, princesa de Asturias, es con 9 años la heredera al trono más joven de toda Europa. "Me sacan fotos porque vivo en la casa de un Príncipe", contestó antes de que abdicase don Juan Carlos a un compañero de clase sorprendido por verla en las revistas. Para el anecdotario queda también aquel "ya voy al cole de mayores", dicho con desparpajo a las puertas de su colegio, Nuestra Señora de los Rosales, cuando comenzó las clases en el centro tras dejar la guardería del Palacio del Pardo.

En ese colegio, privado aunque laico, su padre cursó hasta Bachillerato. Alumna aplicada y vivaz, Leonor compagina sus estudios con cursos de chino e inglés. También asiste a ballet, una de sus grandes aficiones, y disfruta haciendo cupcakes junto a su madre, la reina Letizia. Le gusta salir de palacio con su abuela Paloma Rocasolano y quiere a su prima Carla, -hija de la fallecida Erika Ortiz-, como a una hermana. En los actos públicos, Leonor se muestra observadora, tranquila, educada y siempre pendiente de la pequeña Sofía. Pero en privado es más extrovertida, habladora y cariñosa, cuentan algunos allegados. Más parecida, en físico y carácter, a su padre, que dicen que es quien las "malcría".

La princesa de las tres lenguas belgas

Elisabeth de Bélgica, a la izquierda, en el funeral de la reina Fabiola./ EFE

También es rubia y con ojos azules, sale a la madre, y con nombre compuesto, en eso sale a princesa, Elisabeth Teresa María Helena, la mayor de los cuatro hijos de los reyes de los belgas, Felipe y Mathilde. Muy querida en su país, los ciudadanos están acostumbrados a verla presidir actos oficiales desde que era pequeña. En octubre, días antes de cumplir 13 años, pronunció un discurso que ella misma escribió en las tres lenguas oficiales de Bélgica -el francés, el alemán y el flamenco- durante un homenaje a las víctimas de la Primera Guerra Mundial. La heredera más 'mayor' de esta generación será la primera soberana de los belgas que domine los tres idiomas del país y la primera mujer en ocupar el trono gracias a la ley sucesora instaurada en 2010. Le apasiona la música y comparte con la infanta Leonor su afición por el ballet. Se enfunda en su tutú desde que tenía cuatro años.

La 'privada' Amalia

Amalia, la niña de la izquierda, junto a sus padres y sus hermanas, Ariane y Alexia./ AFP

Regordeta y simpaticona, la princesa de Orange Catalina Amalia, de 11 años, es la hija mayor de Guillermo y Máxima de Holanda. Sus sobresalientes calificaciones pesan más que su título real en el colegio público en el que estudia. Hasta el punto de que sus profesores decidieron subirla un curso respecto su edad. Habla holandés e inglés y, gracias a su madre, también español. A diferencia de la princesa Elisabeth, Amalia no participará, por deseo de sus padres, en ningún acto oficial en solitario hasta que cumpla los 18 años y la prensa tiene prohibido fotografiarla sin el consentimiento de éstos. En 1983, se consideró discriminatorio que solo los varones pudieran ser príncipes de Orange, y la Constitución fue enmendada.

El niño danés con cara de pillo

Christian agarra de la mano a su hermana Isabella el día del bautizo de los gemelos Josephine y Vincent, que acaban de cumplir 4 años./ AGENCIAS

Sólo por 15 días de diferencia la infanta Leonor le ha quitado el honor de ser el heredero más joven de Europa a Christian de Dinamarca, de 9 años, uno de los pocos varones de la nueva generación de herederos europeos. Es el hijo mayor de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson, y ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión por detrás de su padre. Con cara de pillo y unos intensos ojos azules, es el mayor de tres hermanos y el primer príncipe danés en estudiar en una escuela pública. Curiosamente es aficionado al Real Madrid y cuando el conjunto blanco estuvo en su país aprovechó para conocer a los jugadores. Guarda como oro en paño su único posado por afición: junto a Cristiano Ronaldo y sosteniendo el balón firmado que le regaló. En eso sigue siendo un niño.

La princesa noruega que va al 'cole' privado

Ingrid de Noruega, en una foto facilitada por la Casa Real Noruega para celebrar su décimo cumpleaños el pasado 20 de enero./ AGENCIAS

La princesa Ingrid Alexandra de Noruega es hija del príncipe Haakon y la princesa Mette-Marit. En su primer día de clase en el colegio público Janslokka de la localidad de Asker, a 20 kilómetros de Oslo, sus padres dejaron claro su propósito: "Su papel no es solo estar al servicio del pueblo, sino ser parte de él, convivir con la gente y aprender en el sistema público". Sin embargo, Haakon y Mette-Marit anunciaron hace unos meses que sus hijos abandonaban la enseñanza pública para estudiar en dos centros privados y justificaron la decisión por la necesidad de que mejorasen su inglés.

Su anuncio creó polémica en Noruega, ya que rompía con la tradición de acudir a la escuela pública en beneficio de dos centros elitistas y destinados básicamente a familias extranjeras que residen de forma temporal en Noruega. Se espera que Ingrid se convierta en la segunda mujer en llegar al trono de Noruega, tras la reina Margarita. El país escandinavo cambió la ley de sucesión en 2001. Curiosamente, también se encuentra en la línea sucesoria al trono británico, ya que su padre es descendiente del rey Eduardo VII. Ingrid tiene, además, un vínculo con España a través de Felipe VI: su padrino de bautismo.

Estelle y Jorge, dos bebés reales

Estelle, con su madre, Victoria de Suecia, y Jorge, en la última imagen facilitada por la Casa Real británica./ AGENCIAS

Hace dos días que aprendieron a dar sus primeros pasos y ya vienen pisando fuerte. Estelle de Suecia, hija de Victoria de Suecia y su marido Daniel, presidió en mayo su primer acto oficial, con sólo dos años. Tampoco se queda atrás Jorge de Cambridge, nieto del heredero de la Corona británica, que a su año y medio, ha ocupado portadas de revistas de todo el mundo. Casi tantas como su abuelo, el príncipe Carlos de Inglaterra, que, a sus 66 años, es el heredero que más tiempo lleva esperando ser el rey de los británicos. Y todo indica que, salvo sorpresa, su acceso a la Corona requerirá calma. Su madre, la reina Isabel II, no quiere ni oír hablar de abdicación y hay quien sitúa a su nieto -e hijo del Príncipe Carlos- Guillermo, como el próximo heredero al trono. De ser así, los británicos lo celebrarán por todo lo alto.

Mónaco: los últimos en llegar al mundo

Charlene y Alberto de Mónaco posan en el balcón del palacio de los Grimaldi con Jaime y Gabriela, sus recién nacidos./ EFE

Aunque en excesos reales a los ingleses les ganan los monegascos, que despidieron el año dando la bienvenida, con toques de sirena de los barcos, redoble de campanas y 42 cañonazos, a sus recién llegados: Jaime y Gabriela, los gemelos de Alberto de Mónaco y su mujer Charlene, que hoy cumplen un mes. Según la ley del pequeño país mediterráneo, le corresponde al niño ocupar el primer puesto de la línea sucesoria, aunque vino al mundo dos minutos más tarde que su hermana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos