Grandes noticias para Álex Lequio

Grandes noticias para Álex Lequio

El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, que lleva meses en Estados Unidos, ha conseguido por fin que los médicos que le tratan de su cáncer le permitan regresar a España

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Después de unos difíciles meses, en los que ha tenido que permanecer en Nueva York para recibir tratamiento contra el cáncer, Álex Lequio tiene buenas noticias. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha conseguido volver a España, algo que llevaba queriendo desde hace tiempo y que los médicos no le permitían.

El joven se encuentra en Madrid desde el pasado 27 de septiembre, día en el que aterrizó en el aeropuerto de la capital junto a su inseparable madre, según publica la revista 'Qué me dices' con varias imágenes de la llegada. Vestidos con vaqueros, jersey, zapatillas y gorra, madre e hijo aterrizaban con la mejor de sus sonrisas, pese al cansancio del viaje.

Noticias relacionadas

Esta alegría llega tan solo 15 días después de que el propio Álex Lequio anunciara a través de su cuenta de Instagram que comenzaba un nuevo capítulo en su tratamiento. «Fascículo VII, capítulo segundo: hoy en Españoles por el extrarradio se cierra el telón en la ciudad de los puentes, edificios eternos y calles que pecan de insomnio. Ponemos rumbo a Nueva Jersey para emprender una nueva y quisquillosa etapa del tratamiento. Siempre agradecido de vuestros mensajes de apoyo. Un beso muy fuerte a todos los luchadores y luchadoras», escribía en su red social.

Por el momento, se desconoce si el joven tendrá que volver a Estados Unidos para continuar con el tratamiento en el centro de Nueva Jersey o si, por el contrario, permanecerá en España por una temporada larga. Lo que sí es cierto es que son buenas noticias para Álex Lequio, después de los difíciles meses que ha tenido. Intentó regresar a Madrid ya hace unos meses, pero finalmente los médicos no se lo permitieron. Quería acudir a la apertura de un restaurante que patrocinaba su empresa, pero las cosas no salieron como él quería. Tuvo que ser su padre el que representara a su hijo en el evento.