Los Príncipes Guillermo y Harry emprenden caminos separados

Los Príncipes Guillermo y Harry emprenden caminos separados

Además de sus residencias, los hijos de Diana de Gales dividen sus agendas y el personal

IVÁN ALONSO

Ya es oficial, aunque la escenificación definitiva de que los hijos de Carlos de Inglaterra (70 años) emprenden caminos separados tendrá lugar a partir del próximo mes, cuando el Príncipe Harry (34) y su esposa, Meghan Markle (37), abandonen Kensington Palace para instalarse en su nuevo hogar: Frogmore House, en Windsor. Según publica 'ABC', el traslado no tiene precedentes en la historia reciente de la Casa Real británica, ya que los Duques de Sussex serán la primera pareja en décadas en abandonar el complejo para establecerse fuera del centro de Londres.

Pero hay más, según avanzaba el diario 'The Times', el medio que el pasado noviembre avanzó el cambio de domicilio para Meghan y Harry. A un nivel institucional, y al parecer con objeto de aliviar tensiones entre Meghan Markle y su cuñada, Catalina de Cambridge (37), la «separación» entre los Príncipes Guillermo (36) y Harry también se hará extensible a sus funciones, agendas y personal que hasta ahora compartían y que será dividido; además, según apunta «The Times», la creación de dos cortes se producirá antes de lo previsto. Se espera que tenga lugar en vísperas del nacimiento del bebé que esperan los Duques de Sussex para finales de abril o principios de mayo. Lo único que los hijos de Diana de Gales compartirán, desde un punto de vista institucional, será la comunicación, que seguirá gestionándose desde Kensington. Como es obvio, y en su condición de segundo en la línea de sucesión al Trono después de su padre, el Príncipe Carlos, Guillermo de Inglaterra seguirá teniendo más relevancia que su hermano.

Cuando Harry y Meghan se muden a Windsor, la residencia de dos habitaciones que ocupan en Kensington Palace de momento quedará vacía. En ese complejo, y dividida entre varias casas y terrenos, vive la descendencia directa de la Reina Isabel II.

La decisión de los Duques de Sussex de alejarse de Kensington en su día fue muy comentada y contribuyó a alimentar los rumores del distanciamiento entre los nietos de la Reina, quienes siempre estuvieron muy unidos. Desde entonces, los tabloides británicos no han dejado de analizar los gestos y palabras de ambos hermanos y sus respectivas esposas, para indagar en esa supuesto «deterioro» de su relación a raíz de la llegada de Meghan Markle a la familia.

La mudanza se enmarca dentro de la petición de los Duques de Sussex de disfrutar de mayor tranquilidad de cara al nacimiento de su primer hijo. Además, el significado que Frogmore Cottage tiene para los Harry y Meghan es especial, ya que allí se tomaron las fotos con las que anunciaron su compromiso y también allí celebraron la recepción de su boda.