La alcaldesa asegura que la torre de Nuevo Roces «cumple todas las normas»

Solar donde estaban los pisos de los militares / A. GARCÍA
Solar donde estaban los pisos de los militares / A. GARCÍA

Tras la concentración de los vecinos en contra de la construcción del edificio, Ana González dice que la empresa tiene todos los permisos

MARLA NIETOGIJÓN.

Un día después de la concentración de los residentes y miembros de la Asociación de Vecinos de Nuevo Roces contra la próxima edificación de la torre 'Insignia', de trece pisos de altura, la alcaldesa, Ana González, defendió la legalidad del proyecto. Los vecinos habían instado a la regidora a que expresara su posición al respecto, mientras se manifestaban frente a la parcela donde está prevista la edificación. La alcaldesa aseguró ayer que solo puede ser una: «Comprobar que el edificio cumple todas las normas, que tiene la licencia pertinente y todos los permisos concedidos, y los tiene».

Según González, la torre «está incluida en una parcela urbanizable regulada en el Plan Especial de Roces, y se ajusta con exactitud a las alineaciones señaladas en el mismo». Considera que los vecinos ya consiguieron «que se baje de las 26 alturas que recogía la licencia a trece».

Después de diez años parada por la crisis, se retoma una obra que desde su comienzo dio problemas. Se trata de una edificación que, gracias a la resistencia vecinal, pudo modificarse en cuanto a la altura ya que, según los vecinos, un edificio tan alto era insostenible. Aún bajándolo a trece, los residentes consideran que «rompe con la estética del barrio». En su día, el Plan General de Ordenación (PGO), pese a no tener competencia en el tema, sugirió que no se superasen las doce plantas.

Ahora, la asociación de vecinos y los afectados por la futura obra, respaldados por la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana (FAV), vuelven a coger las pancartas para tratar de hacer fuerza contra 'Insignia'.

Tal y como indicaron el lunes los afectados, «construir un edificio que es el doble de alto que la media de los que hay, nos parece desmedido». Consideraron, también, que «rompe con la estética rural, crea sombras y creará problemas a la hora de estacionar». Tras la concentración, los vecinos se reunieron en asamblea y concretaron una serie de acciones que llevarán a cabo en adelante.

Pisos de militares

Por otro lado, ayer se completó la demolición de los pisos de los militares sitos en la calle Ezcurdia. El proceso de derribo comenzó el pasado día 11 y la empresa que lo llevó a cabo es la gijonesa Excade.