La alcaldesa espera que «no prospere» ninguno de los 60 recursos presentados al PGO

Terrenos de los antiguos astilleros de Naval Gijón, gran parte de los cuales pertenecen a Pymar. / PALOMA UCHA
Terrenos de los antiguos astilleros de Naval Gijón, gran parte de los cuales pertenecen a Pymar. / PALOMA UCHA

Hay otros diez sobre el catálogo urbanístico y Ana González se mostró decidida a «defender» el nuevo planeamiento

MARCO MENÉNDEZ / SENÉN MORÁNGIJÓN.

La presentación por parte de Pymar (Pequeños y Medianos Astilleros en Reconstrucción) de un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) contra el acuerdo del Pleno municipal por el que se aprobó de forma definitiva el Plan General de Ordenación (PGO), eleva ya a 60 los recursos planteados contra el nuevo documento. Algo que, en opinión de la alcaldesa, la socialista Ana González, es normal.

El de Pymar es de los más llamativos, ya que hace referencia a los terrenos de los antiguos astilleros de Naval Gijón y en los que reclama que se puedan destinar a uso residencial y no solo industrial, tal y como ha quedado reflejado en el PGO. La alcaldesa, recordó ayer que, una vez aprobado el nuevo planeamiento, «hay un plazo para que quien no esté de acuerdo presente un recurso y Pymar ha planteado recurso». González indicó que «tendremos que ver lo que dice el juzgado y ver las explicaciones pertinentes del por qué. No es algo excepcional».

Más información

Sí apuntó Ana González que además de esos 60 recursos al PGO (de particulares y entidades como Fercavia, TSK, Hospital de Begoña, La Bidasotarra, Imasa y Apartamentos El Bibio) se han presentado otros diez al catálogo urbanístico, algo que, en su opinión, «entra dentro de la más absoluta normalidad». Eso sí, aseguró que «lo que quiero es que no prospere ninguno» de los recursos presentados, pero, «como no soy quien toma esa decisión, lo que tenemos que hacer es esperar con calma, aportar la documentación que se nos pida y defender el PGO».

En cuanto a las distintas formaciones políticas del Ayuntamiento de Gijón, hay opiniones encontradas sobre este asunto. Una de las más destacadas es la de Jesús Martínez Salvador, portavoz de Foro e integrante del equipo de gobierno que el pasado mandato encabezó la redacción del nuevo planeamiento local. Desde su punto de vista, durante la tramitación de un PGO «es habitual que se presenten recursos, como es este caso», si bien apuntó que «hay una parte que representa un interés personal, mientras que el Ayuntamiento vela por el interés general».

El concejal se mostró convencido de que el documento, tal y como fue aprobado, «en el entorno de Naval Gijón permite el desarrollo de Gijón Azul, que es un proyecto que va alineado con el plan estratégico de la ciudad. Creemos que es la mejor forma para que se desarrolle ese entorno».

Eladio de la Concha, portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Gijón, también rechazó la idea del aprovechamiento residencial en Naval Gijón, aunque con algunos matices: «Nos gustaría que se respetara lo que pide la zona. No consideramos que deban hacerse construcciones de viviendas en altura y se debería seguir con un trazado lógico de lo que es la costa y la playa». De la Concha explicó que su formación prevé elaborar un informe sobre esa unidad de actuación «con una lógica de que sea coherente con el entorno».

Quien se mostró más crítico y respaldó la postura de Pymar fue Rubén Pérez, concejal de Ciudadanos, quien aseguró que «compartimos buena parte de los argumentos de Pymar en la alegación, primero, y el recurso, ahora». En su opinión, es «inviable» que la zona se desarrolle solo con un uso industrial, aunque sea de la denominada economía azul o industrias limpias vinculadas al mar, por lo que abogó por «un uso mixto. Además, es por coherencia, porque se trata de una zona integrada en un entorno urbano y muy difícil de urbanizar, ya que las subastas de terreno que hizo el Puerto de Gijón resultaron desiertas por la falta de interés de los promotores si solo se destina a uso industrial».

Rubén Pérez defendió «una modificación puntual del PGO en ese ámbito para que se permita un uso residencial». Lo fundamentó en que «el estudio elaborado por Impulsa Gijón adelantaba que los casos de éxito en iniciativas como esta fueron cuando tuvieron un uso mixto. No entendemos por qué Gijón tiene que ser una excepción». En estos terrenos, además del citado uso industrial, se permiten otros compatibles como son los hotelero, hostelero, recreativo, de espectáculos y comercial, pero solo en los bajos y en la primera planta de los edificio, garantizando el 80% a usos relacionados con la economía azul.