«Me bañé en San Lorenzo y salí con picores e irritación de ojos»

Primera línea de playa ayer por la tarde en San Lorenzo, con bañistas disfrutando del oleaje. María Luisa Montero, nadadora de fondo habitual de San Lorenzo, explica los picores que la llevaron el domingo a las urgencias de Puerta La Villa. / PALOMA UCHA J. SIMAL
Primera línea de playa ayer por la tarde en San Lorenzo, con bañistas disfrutando del oleaje. María Luisa Montero, nadadora de fondo habitual de San Lorenzo, explica los picores que la llevaron el domingo a las urgencias de Puerta La Villa. / PALOMA UCHA J. SIMAL

Varios bañistas refieren episodios similares tras tomar un baño entre el miércoles y el domingo pasado. El Sespa no tiene constancia de los casos

ADRIÁN AUSÍN GIJÓN.

El efecto de las tormentas de verano sobre la bahía de San Lorenzo, iniciado con una gran mancha el pasado 26 de mayo, continúa. La semana pasada, entre el miércoles y el domingo, varios usuarios de la playa acudieron al médico «con picores en todo el cuerpo e irritación de ojos». Es el caso de María Luisa Montero, veterana nadadora de fondo y usuaria de la Rampa, quien dos horas después de perimetrar el Cerro regresó al arenal con dichos síntomas. «Había una gran mancha de nata espumosa mar adentro. Me duché insistentemente en La Escalerona, pero por la tarde tuve que ir a ugencias a Puerta de la Villa. En recepción me dijeron 'llevamos dos días que no paramos', me pusieron una inyección, creo que de urbasón, y me recetaron polaramine para los picores. Ahora ya estoy mejor».

A Montero le indigna que la playa luciera el domingo bandera verde por la mañana. «Al volver les avisé a los socorristas de la mancha y pusieron cara de circunstancias. Esto es política», critica. Cuatro días antes, el jueves, lucía la amarilla, pero esta veterana bañista de año completo preguntó antes de entrar. «'Mejor no entres', me advirtieron. Y así lo hice». A principios de junio, Montero sufrió sus primeros síntomas. «Con ésta van dos veces, algo que no me había ocurrido nunca», señaló.

Su denuncia en las redes sociales desató una ola de críticas y la aparición de más casos de la última semana. «El martes salí como un volador del agua para las duchas. Desde entonces tengo picores raros por el cuerpo y los ojos muy irritados», refería Lola Aguado. «El miércoles bañé a mi cachorro en un rincón y pasé toda la noche con picores en el cuerpo. Desde ese día el perro ha vomitado mucho», añadió Flor Barros. «Me bañé la semana pasada y desde entonces tengo picores», apostilló Karen Barrero. «Tengo irritación y exceso de legañas», dijo San GV. El viernes, una madre informó a EL COMERCIO de que su niña tenía vómitos tras una jornada de playa. Y un surfista señaló que el domingo el agua «no tenía buena pinta» y decidió irse del arenal.

Sin atenciones en el arenal

El Servicio de Salud del Principado, consultado por EL COMERCIO, no tenía ayer constancia de un incremento de las consultas con estas patologías en los centros de salud de Gijón en los últimos días y el Ayuntamiento, por su parte, precisó que «ni el servicio de salvamento ni el equipo médico de la playa atendieron ninguna anomalía o circunstancia extraña» durante la jornada del domingo en la cual, ante la tormenta desatada a media tarde, se decidió que ondease la bandera roja en San Lorenzo.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos