Sanidad da marcha atrás en el cierre de siete centros de salud de Gijón en horario de tarde

El gerente del Área Sanitaria V, Miguel Rodríguez, y la directora de Asistencia Sanitaria, Begoña Martínez Argüelles, presidieron la reunión con los coordinadores de los centros de salud de Atención Primaria. /JOAQUÍN PAÑEDA
El gerente del Área Sanitaria V, Miguel Rodríguez, y la directora de Asistencia Sanitaria, Begoña Martínez Argüelles, presidieron la reunión con los coordinadores de los centros de salud de Atención Primaria. / JOAQUÍN PAÑEDA

La gerencia cede ante la presión vecinal y retira la propuesta, aunque advierte: «No la enterramos»

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Apenas cinco días antes de su puesta en marcha, la presión vecinal ha logrado tumbar la propuesta de la Consejería de Sanidad de cerrar en horario de tarde siete centros de salud gijoneses. Ayer, tras mantener una reunión con los coordinadores de los centros de Atención Primaria, la gerencia del Área Sanitaria V anunciaba la retirada de la medida, que planteaba reducir a cuatro el número de dispositivos (La Calzada, El Llano, Puerta de la Villa y El Parque-Somió) para atender las urgencias a partir de las tres de la tarde. Finalmente, los equipamientos de El Natahoyo, Severo Ochoa, Contrueces, El Coto, Laviada, Perchera y Roces-Montevil continuarán con el servicio vespertino, aunque Sanidad no descarta que la «necesaria reorganización» termine por llevarse a cabo de forma «estable». Es decir, durante todo el año.

«El consejero se comprometió a no implantar la medida sin el consenso de los ciudadanos. Entendemos que no hemos alcanzado el suficiente grado de acuerdo, por lo que retiramos la propuesta», resumió el gerente del Área Sanitaria V, Miguel Rodríguez. A su entender, su alternativa «no se ha comprendido o no se ha sabido comunicar correctamente». La primera vez que se puso sobre la mesa esta reorganización, en principio temporal y que según Sanidad obedecería a la «imposibilidad de mantener abiertos todos los dispositivos de tarde por las vacaciones del personal y la falta de profesionales para sustituciones», fue en mayo del año pasado. Ya entonces el Sespa se enfrentó al rotundo rechazo vecinal, reiterado en las sucesivas reuniones mantenidas con los representantes de los barrios.

Este verano, la intención de cerrar siete centros de salud en horario de tardes desvelada el pasado domingo por EL COMERCIO provocó una sucesión de reacciones tanto vecinales como políticas que en un principio lograron reducir la cifra de cierres de equipamientos y acabaron por desechar la iniciativa, si no de forma definitiva al menos sí hasta el final de la temporada estival.

Tal y como anunció Miguel Rodríguez, desde el Área V entienden que la solución ya desestimada «es absolutamente necesaria» para mejorar la asistencia sanitaria de los ciudadanos de Gijón, por lo que insistió en que «la vamos a retirar, pero no la enterramos». «En algún momento tendremos que volver a plantear esta cuestión», advirtió. Y una vez se alcance el grado de consenso necesario será para implantar la medida de manera «estable». «Desde luego, esta no puede ser una propuesta de quita y pon, para poner unos meses sí y otros no», valoró Rodríguez, quien asume la situación actual como «un fracaso personal» y reconoce que «junto con los coordinadores de los centros tendremos que ver cómo explicar, en cada barrio y cada asociación de vecinos, las ventajas que consideramos que tiene esta propuesta».

«No es un recorte»

El gerente hizo hincapié en que su solución «no es un recorte», a pesar de que así lo hayan entendido algunos representantes vecinales, sino una «redistribución de efectivos» que pretende concentrar toda la Atención Continuada de las tardes en los cuatro puntos que ya prestan el servicio por las noches y los fines de semana. «Hay centros que tienen adscrita mucha población frente a otros que tienen menos, por lo que queríamos hacer una redistribución para reforzar con más personal aquellos puntos y tramos horarios donde a nuestro juicio era necesario», argumentó. Y puesto que la cuestión es, según él, «disyuntiva», una vez rechazado el cierre de algunos centros, aquellos equipamientos que tienen más presión asistencial -principalmente El Llano, que llega a atender a 92.972 personas los fines de semana- se quedarán también sin el refuerzo de personal inicialmente planteado. «No hay recursos humanos para hacerlo todo», lamentó.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Adrián Arias, se tomó la resolución del conflicto como una «satisfactoria» victoria de la entidad y anunció que los vecinos «no enterramos nuestra oposición a la concentración de centros, a la fusión y cierre de algunos. Seguimos exigiendo una mejora y refuerzo de personal, así como una mejor planificación de la Atención Primaria», resaltó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos