«Usan la institución como su cortijo», dice Ciudadanos

«Usan la institución como su cortijo», dice Ciudadanos
Fernández Sarasola. / A. FLÓREZ

I. V. GIJÓN.

Para José Carlos Fernández Sarasola, portavoz de Ciudadanos, «Gijón no está mejor que cuando Foro empezó a gobernar, y de hecho seguimos teniendo los mismos problemas que cuando comenzó este mandato». Enumeró entre otros que se mantenga inmutable «la administración anquilosada y poco eficiente que heredaron del PSOE» y que «al igual que los gobiernos que les precedieron, sigan usando la administración como si fuera su propio cortijo, nombrando y cesando jefes de servicio de forma arbitraria».

Fernández Sarasola lamentó «el incumplimiento sistemático de la ordenanza de transparencia», destacando a este respecto «que hayamos tardado cuatro meses en conocer que un concejal del equipo de gobierno se reunió con un empresario vinculado a la trama 'Enredadera'». Consideró, además, que «el mito de buenos gestores que consiguieron vender en su primer mandato se ha caído, porque no hubo ejercicio en el que no dejaran millones de euros sin ejecutar, y el único año en el que tuvieron un presupuesto aprobado incumplieron la regla de gasto, obligando a hacer un plan económico y financiero plagado de recortes».

El portavoz de la formación naranja se refirió a Divertia como «un devorador de recursos públicos, ineficiente en su gestión» y destacó que en materia de política social «su programa estrella (la renta social municipal) acabó por estrellarse y estrellarnos, y la nueva convocatoria no contenta a nadie, ni a los comerciantes ni a sus socios de la izquierda más radical».

Inversiones «al ralentí»

Criticó que las inversiones «han estado paralizadas o al ralentí durante todo el mandato» y definió Tabacalera como «ejemplo paradigmático de la falta de criterio con la que dirigen la ciudad, con siete años de ideas y concursos, sin tener aún claro qué hacer con ese edificio».

Fernández Sarasola concluyó indicando que Foro «accedió al gobierno con un programa regenerador y de centro, y hoy nadie sabe lo que defiende. Los gijoneses querían un cambio, pero no era este. Moriyón les ha fallado».