Más de la mitad de los vehículos de Asturias no podrían entrar a una zona de bajas emisiones

Más de la mitad de los vehículos de Asturias no podrían entrar a una zona de bajas emisiones

Gijón pretende regular las futuras áreas de acceso restringido con el distintivo ambiental de la DGT, al que no tiene derecho el 52% del parque móvil regional

IVÁN VILLARGIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón estudia introducir en la futura ordenanza de Movilidad una referencia a los distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) como fórmula para identificar a los vehículos menos contaminantes que circulen por la ciudad. La intención es que en un futuro próximo estos adhesivos, que pueden adquirirse por 5 euros en las oficinas de Correos y en talleres autorizados, sirva para distinguir cuáles pueden entrar a las zonas de bajas emisiones que prevé fijar la junta de gobierno a imitación de Madrid Central.

Con independencia del mayor o menor nivel de restricción que se marque para estos espacios -acceso limitado a una sola categoría o a varias, o entrada con diferentes condiciones según el color de la pegatina-, la norma general será que los vehículos que carezcan de distintivo, salvo residentes, servicios de emergencias y otras excepciones que se puedan fijar, tendrá prohibido el paso. Y en esa situación están más de la mitad de los vehículos dados de alta en Asturias.

Existen cuatro distintivos diferentes en función de las emisiones de cada vehículo, característica que Tráfico controla a través de los datos de los que dispone a partir de las matrículas. En la clasificación no solo influye el tipo de combustible utilizado, sino también la antigüedad. La etiqueta que identifica a los vehículos menos contaminantes, y que por tanto tendrán menos restricciones de acceso, es la de 'Cero emisiones', que se entrega a los de batería eléctrica o pila de combustible y a los híbridos enchufables cuya autonomía supere los 40 kilómetros.

Según la DGT, en Asturias tienen derecho a este distintivo 232 vehículos (0,03% del total). Y en Gijón son tan solo 123 los que cuentan con este tipo de motores. Para vehículos híbridos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros, híbridos no enchufables y los que estén propulsados por gas natural, gas natural comprimido o gas licuado del petróleo, existe el distintivo 'Eco', cuyos requisitos cumplen en la región 1.561 vehículos (0,22%).

Más información

Gasolina y diésel

El siguiente escalón sería la categoría 'C', en la que la DGT incluye todos los turismos y furgonetas de gasolina cuyos motores cumplan las normas Euro 4, Euro 5 o Euro 6 -en términos generales, los matriculados con posterioridad a enero de 2006- y los de diésel que cumplan la Euro 6 -matriculados por tanto a partir de 2014-. En el caso de ciclomotores y motocicletas deben cumplir las normas Euro 3 o Euro 4, lo que incluye las dadas de alta a partir de 2006. También entran en esta categoría los vehículos pesados tanto de gasolina como diésel matriculados a partir de 2014. En total en Asturias pueden solicitar este distintivo, de color verde, 111.044 vehículos (15,9%), de los que casi un tercio, 34.564, son motos y ciclomotores. De los registrados en Gijón, lo llevarían 21.063 coches de gasolina, 10.614 diésel, 9.054 motos, 1.669 ciclomotores, 1.126 furgonetas y 494 camiones.

La última pegatina es de color amarillo y lleva como código identificativo la letra 'B'. Es para turismos y furgonetas de gasolina que cumplan la normativa Euro 3 (entre los años 2000 y 2006) y los diésel que cumplan la Euro 4 o Euro 5 (entre 2006 y 2014). También para vehículos pesados tanto de gasolina como diésel a partir de 2005 (hasta 2014). Y para motos y ciclomotores que cumplan la normativa Euro 2, esto es, matriculados entre 2003 y 2006. En Asturias cumplen estos criterios 218.462 vehículos, un 31,3% del total. Y de los 163.825 que conforman el parque móvil registrado en Gijón, pueden lucir la letra 'B' como distintivo ambiental 13.407 coches de gasolina, 28.238 diésel, 1.644 motos, 782 ciclomotores, 2.518 furgonetas y 2.303 camiones.

Cualquier vehículo que no encaje en las categorías anteriores se denominaría de tipo 'A'. No existe un distintivo específico para ellos. Directamente carecerían de él y por tanto no podrían entrar a las zonas con restricción ambientales. Son todos los coches de gasolina anteriores al año 2000, los diésel anteriores a 2006, las motos y ciclomotores anteriores a 2003 y los vehículos pesados de antes de 2005. En Asturias son algo más de 365.000 vehículos (un 52,5%) y en Gijón, entre otros, 29.500 coches diésel, 17.552 de gasolina y 8.366 motos y ciclomotores.

Distintas condiciones

Contar con la pegatina en alguna de sus cuatro categorías, no obstante, no sería garantía de libertad total de acceso y circulación. Aunque las restricciones exactas deberá fijarlas en el futuro la junta de gobierno cuando concrete las condiciones y extensión de las zonas de bajas emisiones. En Madrid Central los coches de cero emisiones pueden circular y estacionar sin límite, los 'Eco' no pueden aparcar más de dos horas en la zona ORA y los de tipo 'B' o 'C' solo pueden estacionar en garajes privados y aparcamientos públicos o no dotacionales (de uso exclusivo de hoteles , centros sanitarios, etcétera). Sin pegatina únicamente se permite el acceso y libre aparcamiento a los residentes, que también pueden solicitar invitaciones para terceros -sin etiqueta, solo hasta enero de 2020-. Barcelona también contará desde enero con una zona de bajas emisiones.