La Guardia Civil estrecha el cerco a los asaltantes de los lagareros que lograron huir

Estado en el que dejaron la casa asaltada en Quintueles. / A. GARCÍA
Estado en el que dejaron la casa asaltada en Quintueles. / A. GARCÍA

Los dos compinches arrestados, de origen rumano, cumplieron ayer sus dos primeras semanas en prisión preventiva

O. SUÁREZ GIJÓN.

La Guardia Civil avanza con las investigaciones para identificar y detener a los asaltantes de los lagareros que la madrugada del 30 de agosto consiguieron huir tras una vertiginosa persecución por la autovía del Cantábrico y la Ronda Sur. Los dos compinches que fueron apresados por los agentes cumplieron ayer sus dos primeras semanas como presos en el centro penitenciario de Asturias.

Las fuerzas de seguridad buscan ahora a otros cuatro individuos que lograron huir, tres después de bajarse de forma precipitada de la furgoneta robada en Sidra Buznego y otro cuarto que conducía un coche en el que se habían desplazado para cometer sus golpes. Fueron cuatro asaltos en una misma madrugada: uno en la vivienda de los dueños de Sidra Frutos, en Quintueles; otros dos en chalés de Quintes y el último en las instalaciones de Sidra Buznego, en Arroes. La Benemérita considera que se trata de los mismos individuos, todos ellos de origen rumano, que días antes robaron, maniataron y agredieron a los propietarios de Sidra Menéndez, en Fano.

Las pesquisas policiales se centran ahora en el análisis de los datos de los teléfonos móviles de las dos noches en las que cometieron los golpes. Al parecer, se trata de una banda criminal itinerante que tiene su base en Castellón y que podría desplazarse por todo el territorio nacional para perpetrar los robos con violencia. En los robos cometidos en Gijón y alrededores emplearon una gran violencia con los moradores de las viviendas asaltadas. En el caso de los propietarios de Sidra Menéndez, maniataron a los cuatro miembros de la familia que se encontraba allí e incluso a Sabino, el dueño del negocio, le agredieron brutalmente y le taparon con una sábana. Su esposa permaneció ingresada una semana como consecuencia del gran impacto emocional sufrido, lo que le ocasionó problemas coronarios.

Miembros del mismo peligroso grupo fueron detenidos hace tres años en Levante como autores de una veintena de asaltos en prácticamente todo el país, entre ellos una casa en Siero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos