El hombre que degolló a otro en El Cerillero afronta ocho años de cárcel

Policía y testigos en el bar donde se produjo el ataque en abril de 2018. / E. C.
Policía y testigos en el bar donde se produjo el ataque en abril de 2018. / E. C.

Adolfo M. B. está acusado de tentativa de homicidio y deberá abonar 100.000 euros a la víctima, que a punto estuvo de morir desangrada

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

El acusado de degollar a un hombre en un bar de El Cerillero en abril de 2018 afronta una condena de ocho años de prisión. El ministerio fiscal lo considera autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y pide, además de la pena de prisión, una orden de alejamiento durante un periodo de diez años y el mismo periodo de libertad vigilada. En concepto de responsabilidad civil, la acusación pública solicita que indemnice a la víctima, a la que estuvo a punto de matar, con unos 100.000 euros debido a las graves secuelas del ataque. También le insta a abonar al Sespa los gastos derivados de la atención sanitaria.

El procesado, Adolfo M. B., de 57 años, permanece en prisión preventiva desde hace un año. Ingresó en el centro penitenciario tras ser detenido en su propio domicilio apenas dos horas después de la brutal agresión cometida en el bar La Fama, en el camino de Rubín. Entró directamente armado con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones y se dirigió hacia un vecino del mismo barrio con el que tenía enconados enfrentamientos desde tiempo atrás, Andrés A. D.

Le provocó un profundo corte en el cuello que, de no ser por la rápida intervención de los testigos y los sanitarios, le habrían provocado la muerte. De todas formas, permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) más de dos meses.

Los testigos mantuvieron con vida a Andrés bloqueándole la herida, de la que brotaba una gran cantidad de sangre. «Intentamos taponarle la herida como pudimos hasta que llegó la ambulancia, pero no paraba de salir sangre. Llegó un momento en el que se quedó inconsciente», comentaron entonces los clientes que presenciaron «la dantesca escena».

Historial delictivo

Adolfo M. B. acumula un amplio historial delictivo. Había salido de prisión poco antes de que, supuestamente, protagonizase el violento episodio en el bar de El Cerillero. Acababa de regresar a vivir con su madre a poca distancia del establecimiento hostelero, en la calle Gran Capitán.

En ese domicilio fue arrestado poco después por los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) después de que los testigos le señalasen y diesen los datos para propiciar su localización. Allí los funcionarios policiales hallaron también la ropa de camuflaje que vestía en el momento de los hechos y el cuchillo.

La víctima había denunciado en 2012 a Adolfo M. B. por graves amenazas. Ambos son vecinos del barrio de El Cerillero. Según la versión del ahora procesado, las desavenencias surgieron por una plaza de garaje en la que guardaba su coche. El juicio aún no tiene fecha de celebración. En la actualidad los abogados de la acusación y de la defensa se encuentran en plazo para presentar sus alegatos y sus escritos de acusaciones.