«Nadie miraría para otro sitio ante una cosa semejante»

Paulino Otero no se considera a sí mismo un ciudadano ejemplar. «Nadie miraría para otro sitio ante una cosa semejante», dice este hombre que a diario rebusca en el interior de los contenedores del barrio de Nuevo Roces con el objetivo de localizar «alguna cosa antigua o algo que me llame la atención». Sus vecinos lo definen con una persona «tímida y reservada» que apenas se deja ver por las zonas comunes de la urbanización formada por viviendas sociales. «Sale poco de casa, casi siempre por la noche», dicen.