«Las políticas del Principado no favorecen el crecimiento del pequeño comercio»

Germán Heredia posa frente a la playa de Poniente. / DAMIÁN ARIENZA
Germán Heredia posa frente a la playa de Poniente. / DAMIÁN ARIENZA

El presidente de la Unión de Comerciantes, Germán Heredia, observa «exceso» de determinados negocios y critica la «incertidumbre» creada en los empresarios

P. SUÁREZ GIJÓN.

«Tras el crecimiento tan importante del año pasado entraba dentro de lo normal que bajase la creación de empresas, pero no deja de ser preocupante». El presidente de la Unión de Comerciantes del Principado, Germán Heredia,lejos de mostrarse sorprendido con los datos recabados por el Observatorio Socioeconómico Local, en los que se refleja una pérdida de fuelle del tejido empresarial gijonés, considera el decrecimiento de nuevos negocios como el resultado de las políticas aplicadas desde el Gobierno del Principado y la incertidumbre política en la que ha vivido inmerso el país durante el último año. «Se han creado unas dudas en el empresario que no fomentan el crecimiento y apertura de nuevos negocios», asegura.

Para el presidente de los minoristas gijoneses, la crisis demográfica que afecta a la región es otro de los posibles motivos que explican este proceso. «La población de Gijón va en retroceso y no se está poniendo solución. Al final es normal que un empresario no apueste por una ciudad cada vez más envejecida», reflexiona, crítico con la gestión del equipo de Javier Fernández, al que atribuye toda la responsabilidad de los malos números.

«El mercado se autorregula»

Otra de las razones esgrimidas por Heredia a la hora de explicar la caída en la creación de empresas es la propia autorregulación del mercado. «El mercado se autorregula. Eso implica que en todas las ciudades exista un tope de negocios a partir del cual es imposible abarcar más. No solo es normal sino que también es positivo», afirma el también empresario, quien califica de «excesiva» la presencia de negocios pertenecientes a mismos sectores en Gijón. «Lo que no puede ser es que para 300.000 gijoneses haya 200.000 peluquerías, por ejemplo. Este exceso hace que sea inviable que muchos de estos negocios funcionen, lo que nos lleva de vuelta a la propia autorregulación de un mercado que no puede asumir tal cantidad de negocios que comparten una misma clientela», explica.

No obstante, Heredia contextualiza este balance negativo dentro de un crecimiento que se había prolongado durante los últimos cursos. «Venimos de un gran crecimiento, por lo que no creo que haya que preocuparse en exceso, aunque sí debemos estar atentos y demandar políticas que fomenten la creación de nuevas empresas y la llegada a Gijón de más empresarios», considera quien valora el cierre de Alcoa como una evidencia más del tipo de «señales» que alejan de la región a las nuevas empresas.

«Tenemos que intentar que Asturias sea un lugar atractivo para la inversión y no lo contrario, que es lo que estamos consiguiendo con las políticas puestas en marcha por el Principado», insiste.

 

Fotos

Vídeos