El Puerto renovará toda la tarima del espigón de Fomento y reducirá su superficie

Uno de los extremos de la estructura elevada que será desmontada para colocar bancos corridos y aparcabicis a ras de suelo. El resto de la tarima será sustituida. / ARNALDO GARCÍA
Uno de los extremos de la estructura elevada que será desmontada para colocar bancos corridos y aparcabicis a ras de suelo. El resto de la tarima será sustituida. / ARNALDO GARCÍA

Respetará la situación elevada de la oficina de turismo y de la terraza, pero sustituirá el resto por aparcabicis y bancos a ras de suelo

IVÁN VILLAR GIJÓN.

La Autoridad Portuaria quiere aplicar un lavado de cara al espigón de Fomento. Lo hará mediante la renovación de la tarima de madera que ocupa su espacio central y que, además, verá reducida su superficie casi a la mitad. Cuando concluya la obra, la parte elevada se limitará al perímetro de la terraza de hostelería Ócean y el de la oficina de información turística. El resto de la estructura, en ambos extremos, se desmontará y en su lugar se instalarán a ras de suelo unos nuevos bancos corridos que se alternarán con aparcabicis suficientes para estacionar casi un centenar de bicicletas. Esta actuación incluye el desmantelamiento del pequeño pabellón situado tras la oficina de turismo, que hace años fue utilizado por la asociación empresarial Estación Náutica Gijón Costa Verde pero que actualmente está en desuso.

Los trabajos para la reforma de todo este espacio acaban de salir a licitación con un presupuesto estimado de 469.366 euros y un plazo de ejecución de tres meses. Los pliegos señalan que la planificación de las obras deberá hacerse «teniendo en cuenta el mantenimiento de la actividad tanto en la oficina de turismo como en el local de cafetería».

En la memoria justificativa de la actuación, la Autoridad Portuaria destaca el deterioro general de la tarima y de otros elementos complementarios. Sobre la madera laminada de pino, señala que «presenta numerosas lesiones, como pudriciones, dilataciones, pérdida de material, presencia de mohos y humedad que la hacen deslizante», algo que atribuye entre otros factores a «la exposición extrema al ambiente marino y la falta de mantenimiento». Solo se salva la situada en el interior de los locales, única que se conservará. También considera «deficiente», con «juntas irregulares», la disposición de los 125 metros cuadrados de madera sintética colocada hace años en uno de los extremos en sustitución del pavimento original. Y con respecto al pavimento de hormigón en forma de círculo situado en la parte más próxima al inicio del espigón, advierte de que «la falta de pendiente y la ausencia de sumideros genera embalsamientos de agua que provocan su degradación, apareciendo mohos y sedimentos que pueden provocar deslizamientos a los viandantes».

El arquitecto encargado de la redacción del proyecto aprecia además desperfectos en algunas escaleras, consecuencia «del elevado tránsito» y en elementos como las jardineras, «que en la mayoría de los casos presentan un estado de oxidación muy importante debido a la presencia constante de humedad». Añade, no obstante, referencias al buen estado de la estructura metálica que sirve de base a la tarima, así como al de las barandillas de acero inoxidable, «cuya sustitución no es aconsejable dada su cantidad y valor».

Maceteros de acero corten

La tarima de madera de pino -excepto la del interior de los dos locales- se sustituirá por una sintética de composite cuyas tablas cambiarán de orientación con respecto a las actuales. Pasarán de estar en sentido longitudinal con respecto al espigón, a una disposición transversal. Se respetarán los bancos situados junto al Ócean, saneados y repintados, aunque los maceteros se sustituirán por otros de acero corten, más resistente a la humedad, acabado con dos manos de pintura. En las cuatro esquinas de la Oficina de Turismo se colocarán en forma de 'L' ocho de los bancos que rodean actualmente el pabellón en desuso que tiene detrás.

Con el desmontaje de los dos extremos de la estructura de la tarima desaparecerán los bancos de forma cuadrada situados al inicio del espigón. En su lugar habrá una estructura de asientos corridos y anclajes para el estacionamiento de bicicletas, con un diseño tal que permitirá «sustituir en cualquier momento superficie de banco por aparcamiento para bicis, o viceversa». Por el interior de estos bancos discurrirán las nuevas canalizaciones para las farolas -actualmente va por debajo de la tarima-, que mantendrán su diseño pero se situarán dentro de jardineras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos