Puesta a punto del túnel del metrotrén

Reparaciones bajo tierra con una plataforma elevadora. / ADIF
Reparaciones bajo tierra con una plataforma elevadora. / ADIF

Un año después del inicio de los trabajos, Fomento ultima la reparación de los daños

MARCOS MOROGIJÓN.

El Ministerio de Fomento prevé culminar a finales de noviembre la renovación completa de las instalaciones del túnel del metrotrén. Estos trabajos de adecuación, que viene ejecutando bajo tierra la empresa pública Tragsa desde julio, forman parte del contrato del vaciado y mantenimiento del túnel por dos años (1.068.121 euros y hasta 2020). Las labores tienen por objeto reponer todo lo que quedó dañado por los años de inundación y procurar que el corredor ferroviario de 3,9 kilómetros que conecta por el subsuelo Bernueces con El Natahoyo esté en las mejores condiciones para un uso que ahora se espera que pueda llegar, con el desarrollo de todas las actuaciones vinculadas al plan de vías, en 2025. Ese es el horizonte temporal del calendario recogido en el nuevo convenio de financiación que, no obstante, acumula un año de retrasos tanto en el inicio de obras como en licitaciones (los proyectos de arquitectura de las estaciones) y estudios (como el de la estación intermodal) por la inestabilidad en el Gobierno central, socio mayoritario de Gijón al Norte.

Sea como fue, el túnel del metrotrén lleva más de un año de acondicionamiento interior para dejarlo seco y evitar que se siga deteriorando una infraestructura que ha costado ya al erario público 140 millones de euros y a la que aún faltan piezas por ensamblar(estaciones y 2,7 kilómetros más de prolongación). Durante seis meses, se extrajo un volumen de agua acumulado que hubiese dado para llenar más de 76 piscinas olímpicas.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ya ha dado el visto a la campaña de sondeos geotécnicos que le han presentado las empresas consultoras con contratos adjudicados para diseñar la obra civil de la prolongación del túnel del metrotrén hasta Cabueñes y las estaciones que quedan por acoplar al tramo de túnel ya construido. Las prospecciones afectan a terrenos municipales y por ese motivo Adif delega la decisión última en Gijón al Norte.

El próximo jueves está convocado en Madrid el consejo de administración de Gijón al Norte para ratificar a los nuevos consejeros de Ayuntamiento y Principado e informar de los planes inmediatos de Fomento para la operación ferroviaria gijonesa. Sin embargo, antes de eso el próximo lunes la junta de gobierno aprobará de forma inicial el proyecto de urbanización de los terrenos del 'solarón' conocidos como los Jardines del Tren de la Libertad (46.764 metros cuadrados).

El proyecto al que se va a dar impulso desde el ámbito municipal tiene un coste de 3,7 millones de euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de doce meses.

El desarrollo de este proyecto, que aún no tiene previsión de inicio, prevé la reforma total de la red de saneamiento en esa zona. En concreto, se plantea la modificación de dos ramales de la red existente, el correspondiente al soterramiento del río Cutis (que invade los espacios que ocuparán los garajes de los futuros edificios) y el que sirve de desagüe del barrio de Laviada localizado bajo la calzada de Sanz Crespo.

La urbanización de las dos parcelas (H1 y H2), por cuya compra se interesó el año pasado el fondo de inversión ASG Iberia, creará asimismo nuevos itinerarios ciclistas y peatonales, además de bandas de aparcamiento y zonas de juego de estancia para configurar una nueva trama urbana que ahora no existe y dar servicio a la futura área residencial con 418 viviendas (agua potable, teléfono, energía eléctrica, telecomunicaciones, gas...). En concreto, como novedad, se define una nueva conexión de la calle Pintor Mariano Moré con la calle del Carmen (actualmente en fondo de saco) y con la plaza de la Estación de Langreo.