El 'Elogio' afronta una restauración de tres años para garantizar su futuro

Cristina Fernández de Luz (esposa de Luis Chillida), el arquitecto Lorenzo Fernández-Ordóñez, Raquel Huergo, la catedrática María Jesús Mosquera, Luis Chillida, María López Castro, Montserrat López y Sauda Allen, ayer, en el epicentro del 'Elogio del horizonte'. / DAMIÁN ARIENZA
Cristina Fernández de Luz (esposa de Luis Chillida), el arquitecto Lorenzo Fernández-Ordóñez, Raquel Huergo, la catedrática María Jesús Mosquera, Luis Chillida, María López Castro, Montserrat López y Sauda Allen, ayer, en el epicentro del 'Elogio del horizonte'. / DAMIÁN ARIENZA

El proyecto impulsado por la Universidad de Cádiz recibe 6,89 millones de la UE para sanear siete esculturas de hormigón con un innovador 'gel'

ADRIÁN AUSÍN GIJÓN.

Cuando culmine el proceso, dentro de tres años, el 'Elogio del horizonte' (Eduardo Chillida, 1990) tendrá un aspecto exterior muy similar al que presentaba ayer mismo, desconchones incluidos. Pero estará totalmente saneado en su para entonces trigesimoprimer aniversario. El proyecto InnovaConcrete, gestado en la Universidad de Cádiz y dotado por la UE con 6,89 millones de euros, está dirigido a la conservación de obras monumentales de hormigón, que considera «el patrimonio cultural más relevante del siglo XX», y puso sus ojos desde el primer momento en la emblemática obra de Eduardo Chillida, Premio Princesa de Asturias de las Artes 1987. El 'Elogio' figuró así junto al Instituto Torroja (Madrid), el Centennial Hall y la estación ferroviaria de Varsovia (ambos en Polonia), el Memorial de guerra y el Palazetto dello Sport (ambos en Italia) y la fortaleza de Kaunas (Lituania).

La clave ha sido la exitosa experimentación de un nuevo producto capaz de «revertir» el envejecimiento del hormigón, además de incorporar mejoras como la repelencia al agua y la resistencia a la corrosión de sus armaduras metálicas. Se llama gel 'C-S-H' y su principal responsable, la catedrática de Química-Física de la Universidad de Cádiz, María Jesús Mosquera, estuvo ayer en Gijón para presentar a bombo y platillo la ejecución de este proyecto multidisciplinar (el reloj empezó a contar ya en enero) «fruto de un largo e intenso proceso de investigación».

Según precisó en un concurrido y expectante salón de recepciones del Consistorio gijonés, tras el InnovaConcrete hay un consorcio formado por 29 socios de once países de la UE (dos son estadounidenses) a los que coordinará la Universidad de Cádiz. Científicos, arquitectos, ingenieros, fabricantes, comercializadores, organismos de certificación, expertos en TICs y agentes culturales relevantes soportan, al alimón, el peso de esta actuación en las esculturas de hormigón que, obviamente, no se ceñirá a la aplicación del mencionado 'gel' milagroso. «Con la relevancia y solvencia de todos es con la que conseguiremos revertir el envejecimiento del hormigón, «material por excelencia del siglo XX que requerirá, en el caso de cada pieza, un estudio previo del tipo de material utilizado en su día, a partir de la toma de unas muestras y tratamientos con bioenzimas, nanotubos inorgánicos, técnicas de nanoplasma y, por supuesto, la aplicación del 'C-S-H', de aspecto líquido y fijación traslúcida en las grietas donde se aplica. Un proyecto que no solo actuará sobre las esculturas para garantizar su futuro, sino que arbitrará actividades culturales complementarias para «acercarlas a la ciudadanía y que las sientan como un patrimonio propio».

Dos 'hijos' del Cerro

Este es el esquema que logró los fondos del programa Horizonte 2020 de la UE. Se presentaron 28 propuestas. Pasaron cuatro. Luego solo triunfó el proyecto para preservar el patrimonio cultural de hormigón. Y con posterioridad lograría fondos adicionales otra iniciativa vinculada al cine. A su exposición, Mosquera acompañó imágenes sobre la acción del agua sobre una superficie tratada y cómo la repele. Tras ella tomaron la palabra dos personas estrechamente vinculadas al 'Elogio del horizonte'. Uno, el hijo del autor, Luis Chillida, actual presidente de la Fundación Eduardo Chillida. Y otro el hijo del 'ejecutor' de la pieza en el Cerro, el arquitecto Lorenzo Fernández-Ordóñez, hijo del también arquitecto José Antonio Fernández Ordóñez.

Chillida reconoció la «preocupación» familiar durante años por el progresivo deterioro del 'Elogio' y consideró «una oportunidad única» la inclusión de esta pieza en un ambicioso proyecto que «no solo incluye un análisis y saneamiento de la misma, para que éste no vaya a más, sino la elaboración de un protocolo de actuación de cara al futuro».

Fernández-Ordóñez, por su parte, recordó que su padre «puso toda su técnica al servicio de Chillida, en cuyo talento creía de manera ciega», resaltó que la estructura «funciona» («vamos, que no se va a caer») y reconoció «una enorme ilusión en la tarea que se le presenta de seguir esta estela». Ambos dejaron claro en el turno de preguntas que la actuación sobre el 'Elogio' siempre tratará de preservar la pátina que le confieren los años a la pieza, pues una restauración integral explícita atentaría, con seguridad, contra su resultado artístico, restándole la personalidad que confieren los años en favor de un artificio no deseado. Seguirán, por tanto, muchos de los desconchones. Quizá no todos, cuando requieran una acción más drástica.

Más información

Finales de mayo

La acción visible para el público arrancará a finales de mayo, cuando la pieza será vallada por razones de seguridad. Ahí se abrirá un período de 16 meses en los cuales se sucederán scanners en 3D, supervisión de las fisuras mediante cámaras de alta precisión «a escala casi microscópica», extracción de 'testigos' para el laboratorio en la parte superior de la pieza y relleno con mortero, aplicación del gel 'C-S-H'... «Todo ello con la idea de que no se trata de una restauración 'visible' sino de una protección sin actuar en la estética».

El 'Elogio', apostilló la edil Montserrat López, en su calidad de anfitriona, «transformó la ciudad, cambió el modo de verla y se convirtió en nuestro icono más emblemático». El plan 'gaditano', concluyó agradecida, no hará sino preservarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos