Una 'serpiente' de madera sobre la ronda en Gijón

Rampa. Recreación de la pasarela, desde Nuevo Roces. / M. M.Gráfico
Rampa. Recreación de la pasarela, desde Nuevo Roces. / M. M.

Una pasarela exclusiva para peatones y ciclistas conectará Nuevo Roces con la carretera del Obispo| El visto bueno de Carreteras permite iniciar su construcción en un taller, con la previsión de montarla in situ en cuatro meses

IVÁN VILLARMARCOS MORO

250 metros de recorrido para llegar desde el parque situado junto a la escuela infantil de Nuevo Roces hasta el camino del Arbesú, al lado de los antiguos depósitos de la Empresa Municipal de Aguas. Es el trayecto que posibilitará una pasarela exclusiva para ciclistas y peatones sobre la A-8, largamente reclamada por los vecinos y cuya instalación ha recibido esta semana el visto bueno definitivo de Carreteras. Con este permiso ya en la mano, el Ayuntamiento ha encargado a la empresa Media Madera, adjudicataria del proyecto, que inicie los trabajos de construcción de la estructura, con vistas a su montaje in situ aproximadamente en cuatro meses.

La pieza se realizará íntegramente en madera. Se utilizarán en concreto 75 toneladas de madera de pino silvestre procedente de bosques reforestados, a la que se aplicará un tratamiento a presión con sales hidrosolubles que le garantice la máxima durabilidad. Los responsables de su construcción aseguran que esto, «combinado con un minucioso diseño de detalle, asegura una vida útil con un mínimo mantenimiento». Se asentará sobre quince pilares de hormigón de altura variable, salvo en su vuelo sobre la autovía, donde el soporte, una estructura en forma de pirámide invertida apoyada sobre la mediana de la carretera, será de la misma madera que el resto de la pasarela.

Una de las mayores dificultades que presentaba el proyecto era salvar el desnivel de once metros que existe entre ambos extremos, garantizando al mismo tiempo la accesibilidad tanto para el paso de bicicletas como para su uso por parte de personas con movilidad reducida. Se descartó hacer el acceso a la pasarela desde Nuevo Roces en forma de 'zigzag', para evitar que existieran cambios de dirección bruscos. En su lugar se optó por una solución más «natural y orgánica», adaptando el trazado al terreno e integrándolo «entre los desniveles, la vegetación y el arbolado existente». Para ello, la rampa que parte del lado sur va realizando una gran curva en paralelo a la autovía, de modo que a la vista desde el aire la estructura se asemejará a una especie de serpiente. La consecuencia de esta solución es la gran longitud de la pasarela, con 250 metros de paseo para salvar una distancia que en línea recta apenas alcanza los 100.

Pendiente inferior al 6%

La pendiente de la rampa no superará en ningún momento el 6% y estará dividida en tramos de 13,5 metros cada uno, salvo en las dos piezas centrales, sobre la autovía, de mayor longitud que el resto. Sobre cada uno de los pilares, que acaban en su parte superior en una plataforma de hormigón, se creará un pequeño descansillo, sin pendiente alguna. La anchura útil será de 2,4 metros entre las barandillas, formadas cada una de ellas por «pies derechos, pasamanos y barrotillos».

Media Madera Ingenieros Consultores, especializada en la construcción de puentes de madera y con más de un millar de ellos en España y en países como Francia, Portugal, Cuba y la República Dominicana, construirá la pasarela en sus talleres del polígono de Tabaza, en Carreño, y posteriormente ensamblará sus partes ya en su ubicación definitiva. «El momento de más complejidad será la colocación de los dos tramos que sobrevuelan la autovía. Para su montaje será necesario el corte parcial del tráfico, que se llevará a cabo en horario nocturno», explican desde la empresa.

La construcción de esta pasarela, con un coste de 600.000 euros, no solo es una vieja demanda del barrio, con malas conexiones peatonales con el resto de la ciudad, sino que llegó a ser el proyecto más votado en el primer proceso de presupuestos participativos que puso en marcha el Ayuntamiento en 2016, con vistas a su ejecución en 2017.

Un año después los vecinos de Nuevo Roces también lograron situar entre lo más votado una propuesta para dar continuidad al nuevo itinerario que permitirá la pasarela, con un camino en línea recta desde la carretera del Obispo -a la altura del camino de Arbesú- hasta el camino de los Caleros, que les permita llegar caminando de manera segura a Montevil y Contrueces, donde están los colegios públicos y su centro de salud de referencia.