Los vecinos piden que se mantengan abiertos los centros de salud por la tarde

El Parque-Somió mantendrá la atención vespertina y nocturna. / D. MORA
El Parque-Somió mantendrá la atención vespertina y nocturna. / D. MORA

Los representantes vecinales se oponen a una medida que se prevé acordar hoy ya que «podría saturar urgencias de El Llano y Cabueñes»

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Los vecinos de El Coto, Contrueces, Pumarín, El Natahoyo, Laviada, Roces y El Llano no están conformes con el cierre de siete centros de salud en horario de tarde. Así, solicitan a la dirección del Área Sanitaria V que mantenga abiertos hasta las 20 horas, como hasta ahora, los dispositivos de El Natahoyo, Perchera, Severo Ochoa, Contrueces, El Coto, Laviada y Roces-Montevil. Alegan que la reorganización de los horarios de atención en los centros, «una medida temporal» y que no guarda relación con la reestructuración que vienen negociando con la Federación Vecinal, según aclaró el gerente del Área V, podría provocar la saturación de los servicios de urgencias en el Hospital de Cabueñes y de los cuatro centros que continuarán prestando el servicio habitual: La Calzada, Puerta de la Villa, El Parque-Somió y El Llano.

Hoy, la comisión de dirección del Área Sanitaria V mantendrá una reunión destinada a decidir la fecha de inicio de la medida, que cerrará siete centros de salud a partir de las tres de la tarde y concentrará la atención de las urgencias extrahospitalarias, tanto vespertinas como nocturnas, en cuatro puntos. Los mismos que desde hace ocho años concentran la atención en los fines de semana.

Esta reorganización se planteó ya el pasado mayo, durante la reunión del Consejo de Salud, ante la «imposibilidad de mantener abiertos todos los dispositivos de tarde por las vacaciones del personal y la falta de profesionales para sustituciones». Y ya entonces los representantes vecinales expresaron su desacuerdo, que reiteraron ayer a EL COMERCIO. «El cierre de los centros de Primaria podría saturar los servicios de Urgencias en El Llano y del Hospital de Cabueñes», alertaron.

«Espero que recapaciten y no cierren los centros», deseó Ángel Díaz, presidente de la asociación de vecinos 'Fumeru' de El Llano. Un barrio con 42.000 vecinos cuyo centro de salud tendrá además que asumir las urgencias de Montevil, Nuevo Roces y Pumarín. «No es como si la atención se concentra en otros barrios más pequeños. El servicio vespertino y nocturno tendría muchos más pacientes y podría colapsarse», advirtió. Otro de los barrios que derivará a sus enfermos a El Llano será Roces. Manolo González, al frente de la asociación vecinal, está preocupado por las dificultades que la concentración de las guardias puede acarrear a los vecinos del barrio, que «tiene ya una distribución muy rara y algo desperdigada entre el Severo Ochoa, Contrueces y Montevil», tres de los centros que cerrarán a partir de las tres de la tarde. Aquellos que lo necesiten «irán a El Llano, que es lo que nos corresponde, o me temo que acudirán a colapsar las urgencias de Cabueñes. La gente mayor será la más perjudicada». «Estamos pendientes de lo que decida la Federación de Asociaciones Vecinales, pero creemos que no es la medida más apropiada», concedió Esteban Calleja, de Pumarín.

Quienes necesiten atención sanitaria entre los 20.000 vecinos de El Natahoyo, a partir del cierre de su centro de salud acudirán a La Calzada. También desde Tremañes, Veriña, San Andrés de los Tacones, Portuarios... «casi 70.000 personas», estima Álvaro Tuero, presidente de la asociación Atalía. «Las personas con movilidad reducida tendrán que coger un taxi o buscar un transporte alternativo para desplazarse y recibir atención sanitaria», señala, reacio a aceptar la medida.

Otro de los centros que previsiblemente se cerrará por las tardes es El Coto. Como consecuencia, los pacientes que necesiten ser atendidos por algún médico o enfermera tendrán que acudir al El Parque-Somió, que verá reforzado su dispositivo en horario nocturno. «Ya se intentó tomar la misma medida hace años», recordó el hasta hace un mes presidente de la asociación vecinal, Óscar Piñera. «Tampoco ahora estamos conformes con la decisión».

A Puerta de la Villa irán los vecinos de Laviada, cuyo presidente, Florencio Martín, tampoco ve correcto el cierre de su centro de salud. Ante esta situación, una de las alternativas que proponen los vecinos de los barrios afectados es aumentar el número de centros de salud que mantengan las consultas de tarde y que en vez de siete sean menos los dispositivos que dejen de ofrecer atención vespertina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos