El periodista Ferran Barber denuncia «condiciones brutales» durante su detención en Irak

El periodista Ferran Barber denuncia «condiciones brutales» durante su detención en Irak

MIKEL AYESTARANJerusalén (Israel)

«He vivido una situación indeseable, que yo no provoqué». Son las palabras del periodista independiente español Ferran Barber tras permanecer un mes encerrado «en condiciones brutales» en lo que califica como «un centro de tortura» del Asayish, la policía de la región autónoma kurda del norte de Irak. Barber, que lleva más de 25 años trabajando en la región y documenta la situación de minorías como la asiria o yazidí, fue «emboscado» por militares kurdos cuando se dirigía al cruce fronterizo con Siria desde donde planeaba pasar a Rojava, la región kurda siria. El documentalista aragonés se encontraba en la zona realizando una serie de reportajes para una productora alemana y en el momento de la detención salía del valle de Nahla, zona remota del norte de Irak con población asiria, que desde hace unos años tiene una importante presencia del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El reportero español, colaborador de medios como 'Público' o 'El Mundo', asegura que ha perdido «entre doce y catorce kilos» durante un cautiverio en un lugar en el que «estábamos 138 presos en un espacio de 50 metros cuadrados, había menores y ancianos. Teníamos que dormir de perfil y la temperatura en le calabozo superaba los 50 grados». Denuncia que en ningún momento le permitieron hacer una llamada de teléfono, no tuvo acceso a un abogado y recibió constantes amenazas de golpes por parte de los carceleros.

Imagen de Ferran Barber.

Fuentes próximas al periodista aseguran que las gestiones de la Embajada española en Bagdad han ayudado a acelerar su liberación. Barber señala que el motivo que le han trasladado para justificar su detención y posterior deportación es que «se trata de un castigo por atravesar a una zona bajo control del PKK». La región autónoma kurda de Irak es territorio de la familia Barzani, muy próxima al Gobierno de Turquía y opuesta a la estrategia armada del PKK. Barber espera llegar a comienzos de semana a Barcelona.