La continuidad de Conte, escollo principal en las negociaciones para formar Gobierno en Italia

Giuseppe Conte./Efe
Giuseppe Conte. / Efe

El Movimiento 5 Estrellas insiste en mantener al primer ministro dimisionario, pero el Partido Democrático lo quiere fuera del nuevo Ejecutivo porque «hace falta discontinuidad»

dario menor
DARIO MENORRoma, corresponsal

El polémico fundador del Movimiento 5 Estrellas (M5E), el cómico Beppe Grillo, lo definió el pasado viernes como «un elevado» aplaudiendo su capacidad para devolver a Italia «una parte de la dignidad perdida frente al mundo entero». Hablaba de Giuseppe Conte, quien dimitió el martes como primer ministro después de que Matteo Salvini, líder de la Liga, fulminara la coalición gubernativa con el M5E. Respetado por su mesura, formación y elegancia, Conte se ha convertido en el nudo gordiano de la negociación que la formación 'anticasta' mantiene abierta con el Partido Democrático (PD, centro izquierda) para establecer un pacto que dé vida a un nuevo Ejecutivo y evite así la convocatoria de elecciones anticipadas en otoño.

Luigi Di Maio, líder del M5E, insistió en la reunión que mantuvo en la noche del viernes con su homólogo en el PD, Nicola Zingaretti, en que Conte debe seguir como primer ministro. Seguía así la línea marcada por el panegírico publicado por Grillo en su blog: «Conte muestra y demuestra un profundo sentido de respeto por las instituciones, junto a una clara contención rica de emociones normales, sin trastornos de la personalidad». A ambos les respondió ayer Zingaretti en una entrevista con el canal Sky Tg24, en la que dijo que «hace falta discontinuidad. No es nada personal pero tenemos que hacer algo diferente respecto al precedente Gobierno que, en nuestra opinión, visto los resultados no ha sido una experiencia positiva».

Insistió en que se debe seguir negociando tanto sobre la composición del Ejecutivo como acerca de sus puntos programáticos. Los partidos tienen para dialogar hasta el próximo martes, cuando les ha convocado el presidente de la República, Sergio Mattarella, para comprobar si es posible la creación de un nuevo Gabinete o le toca poner fin a la legislatura de manera anticipada y convocar elecciones generales.

A la espera de que fracasen las conversaciones entre el PD y el M5E queda Salvini, que según los medios locales estaría dispuesto a concederle a Di Maio el cargo de primer ministro si vuelve con él. El líder de la Liga se equivocó al desatar esta crisis que puede dejarle fuera del poder y sin elecciones a la vista con las que intentar convertirse en el nuevo 'hombre fuerte' del país. De momento las encuestas ya registran una caída de 3 puntos en intención de voto para su formación desde que decidió acabar con el pacto con el M5E.