Lotería de Navidad 2018: el Gordo volvió a Asturias seis años después

Lotería de Navidad 2018: el Gordo volvió a Asturias seis años después
El último gran Gordo se repartió entre las amas de casa de Llanes, los vecinos de Molleú y el Zara de Avilés. / E. C.

El máximo premio llega discreto después de esquivar a Asturias desde 2012, pero la última vez contundente fue en 2007: 360 millones entre Nava, Siero y Avilés | La profusión de ventas por máquina ha traído algún décimo suelto a la región, pero ninguna lluvia equiparable a los 10.000 millones de Tino el Roxu de hace 30 años

A. C. BUSTO

Seis años. Ese es el tiempo que llevaba Asturias aguardando por que el bombo del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad sacase el Gordo para un número vendido en alguna de las 285 administraciones de la región. Desde 2012. Pero como hoy, tampoco entonces fue un torrente de millones el que cayó sobre Asturias. En Gijón, por ejemplo, fue un solo décimo y vendido a través de terminal, igual que en Nava. Algo más de suerte tuvo Oviedo, donde quedaron la mayor parte de los cinco millones de euros que trajo el 76058. La profusión de ventas por máquina o internet en detrimento de los usos de las administraciones de toda la vida ha provocado en los últimos años una mayor atomización de los euros.

360 millones de euros dejó el 06381 en 2007. Aquella vez sí fue contundente. Lo hizo gracias en su mayor parte a la sociedad de festejos y cultura de Molléu, una pequeña aldea de Siero que celebró un verdadero fiestón. También brindaron por todo lo alto las amas de casa de La Flor de Llames, en Nava, otro de los colectivos que repartió la suerte.

Comprueba si tu número ha sido premiado en la Lotería de Navidad

Los números de Molléu y Llames habían llegado desde la administración lotera de Nava. Se vendió el mismo número también en Siero y en Llanes. Igualmente fue a parar fuera de Asturias: a Toledo, Madrid, Teruel, Lérida, Barcelona y Almería.

Era un número de esos que llaman feos y, aún así, hizo felices a cientos y cientos de personas, incluidas las empleadas de Zara en Avilés, que se hicieron con una parte. Hasta Gijón llegaron millones, concretamente a una bodega del barrio de Pumarín, y también se dejaron caer por el mercado de abastos de La Felguera.

Desde aquel día, el Gordo de Navidad apenas dejó un paso testimonial, tal vez por eso nadie se ha olvidado de la última vez en que llegó como una verdadera apisonadora. Fue en 1988 y la suerte cayó en tromba de la mano de quien desde entonces y pese a que hoy ya está jubilado sigue siendo toda una institución lotera para Gijón y el resto de Asturias: Florentino Mañana, Tino El Roxu.

Hasta 10.000 millones de las todavía pesetas repartió el popular hostelero desde su sidrería y de la mano de la Peña Sportinguista Jimenez. En Gijón se disparó la venta de pisos y de coches de alta gama, una verdadera locura gracias al 21583, que salió cuando apenas quedaban 20 minutos para que finalizase el sorteo.

Además de en las papeletas de la sidrería de El Roxu se despachó en el Bar El Carmen y la Confitería Helga. Eso sí, de los 10.000 millones, 7.000 salieron del chigre y, más en origen, de la Administración 17 de Gijón, regentada por Carolina Granada Vigil-Escalera, viuda del genial Navascués.

1. Vecinos de Molleo. 2. Zara de Avilés. 3. Portada de EL COMERCIO del 23 de diciembre de hace treinta años.

Más información